El Frente Amplio, ante el difícil momento político que vive el pueblo del Brasil manifiesta lo siguiente:
1: América Latina atraviesa por un momento histórico de restauración conservadora y debilitamiento de los gobiernos progresistas de la región. Ello demanda de las organizaciones populares, de los partidos políticos de izquierda y de los movimientos sociales las más amplia unidad y solidaridad así como una mirada crítica de los acontecimientos.
2: La noche del domingo se ha dado un paso decisivo en el proceso de las élites dominantes del Brasil por quebrar la voluntad del pueblo que votó, de forma democrática, por Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores y retirarla de la presidencia. Este caso es similar a lo actuado por la derecha Paraguaya contra el ex presidente Fernando Lugo y Manuel Zelaya de Honduras cuando los parlamentos de ambos países los retiraron autoritariamente de la presidencia.
3: Este hecho constituye un golpe a la democracia y muestra la hipocresía de la derecha latinoamericana en su discurso sobre el respeto a la soberanía popular.  Tal ofensiva, pone en riesgo también los importantes procesos de integración regional desarrollados a través de espacios como UNASUR o el MERCOSUR, alternativas de integración que cuestionan directamente la hegemonía de los Estados Unidos.
4: El Frente Amplio expresa su máxima solidaridad con el pueblo brasilero, con los movimientos sociales, barriales y culturales que están dando la batalla a favor de la democracia. El Frente Amplio no es neutral. El Frente Amplio está con los trabajadores del Brasil, con los oprimidos, con los campesinos sin tierra, con los sin techo, con aquellos que desde la cultura y la organización comunitaria resisten la aplanadora homogeneizante del gran capital.
5: No podemos dejar de señalar los graves casos de corrupción que comprometen  a la clase política brasileña incluyendo cuadros importantes del PT y los partidos de derecha. Condenamos la corrupción venga de donde venga, en el Perú y cualquier parte de Latinoamérica y el mundo.  Por ello, nos unimos a los pedidos para que se realicen todos los esfuerzos políticos y jurídicos por eliminarla de nuestros estados, juzgando a sus responsables, tanto en el sector público como en las organizaciones que la estimulan, incluyendo las corporaciones y empresas privadas.
6: Solo la acción organizada del pueblo podrá detener esta arremetida conservadora. En ese camino estamos como Frente Amplio y ahí nos encontraremos con todos los que creemos que SÍ SE PUEDE construir una América Latina justa, libre y democrática.
¡Solidaridad con el pueblo brasilero!
¡Por justicia social, paz y democracia… El Frente Amplio, Avanza!