Marcha Patriótica: "Garantizar la participación …

El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica de Colombia, rechaza la persecución judicial y política en contra del expresidente Luis Ignacio Lula Da Silva, que busca excluirlo de la contienda electoral como continuación del golpe parlamentario que separó a la presidenta electa Dilma Rousseff, perpetrado por los sectores del poder conservador y oligárquico del país. Desde un comienzo hemos acompañado de cerca los hechos políticos liderados por la burguesía brasilera aliada al imperialismo, que han golpeado de manera reiterada los derechos de las y los trabajadores, y en general toda la estructura democrática.
En su momento rechazamos contundentemente el golpe parlamentario a través del cual Michel Temer fue puesto en la presidencia de Brasil, demitiendo a Dilma Rousseff, pues entendíamos que se elevaba el nivel de agresión en el ciclo de avanzada ultraconservadora.
Hemos expresado con claridad nuestra preocupación por la persecución y el juicio que se vienen desarrollando en contra del expresidente Lula da Silva, que al carecer de evidencias y hechos probatorios, es a todas luces un juicio político y no un proceso jurídico equilibrado que cuente con la imparcialidad del poder judicial. Por ello rechazamos el juzgamiento, que además de carecer de pruebas, está construido como una guerra jurídica al mejor estilo de los estados de excepción decretados por las dictaduras cívico-militares en los años 60 y 70 del siglo pasado.
Sabemos que la renuncia a los criterios de justicia e imparcialidad que se ha presentado en el caso de Lula corresponden a la nueva estrategia política de la burguesía y la oligarquía brasilera, aliada con sectores poderosos del imperialismo, que buscan a toda costa profundizar y acelerar aún más la implementación del neoliberalismo y la barbarie, no solo en el hermano país brasilero, sino en toda Latinoamérica, porque la potencia política y económica del Brasil es factor de equilibrio político regional respecto del poder estadounidense.
Pedimos justicia y respeto a la democracia, por ello estamos a la expectativa del juicio en segunda instancia que se llevará a cabo este 24 de enero en Porto Alegre, esperando que no se vulnere una vez más la estructura democrática brasilera y se haga justicia liberando de cualquier injuria al expresidente Lula, y permitiendo que el pueblo brasilero acuda de forma libre a las urnas para definir el rumbo del país.
Rechazamos la continuación del golpe a la democracia ya aplicado en Brasil, con el que algunos sectores han tomado el control de la institucionalidad, suplantando al pueblo en la toma de decisiones. La democracia construida con la fuerza popular en toda nuestra América debe caracterizarse por el reconocimiento abierto de las diferencias políticas, y no la eliminación coercitiva de los sectores poderosos en contra de la alternativa.
Nos declaramos en alerta por los acontecimientos que se aproximan en el vecino país, al tiempo que alentamos a todas las fuerzas políticas y sociales de la región a la defensa irrestricta de la democracia participativa e incluyente y a trabajar por la construcción de futuros alternativos al régimen del capital y el despotismo que hoy se nos impone.
Por la segunda y definitiva independencia de Nuestra América
Equipo de Relaciones Internacionales
Movimiento Político y Social Marcha Patriótica