Entrevista a Sérgio Rubens Torres, presidente del PPL …

Partido Patria Libre del Brasil reúne Dirección Nacional y apoya movilización contra política de superávit primario en detrimento del país y de la población
Sin tocar el superávit primario, no hay recursos para mejorar la situación de la Salud, Educación y Transporte, ni para el Brasil retomar el camino del crecimiento, según el presidente nacional del Partido Patria Libre (PPL), Sérgio Rubens de Araújo Torres, en entrevista al HP. “El sector público no puede continuar entregando a los bancos y fondos R$ 230 mil millones por año (U$A 102 mil millones), mientras deja de invertir en lo que es prioritario”, afirma. El PPL reunió su Dirección Nacional, en los días 13 y 14 de julio, en São Paulo.
HORA DO POVO– Como evalúa la dirección del PPL la nueva situación política surgida después de las recientes manifestaciones ocurridas en todo el país?
SÉRGIO RUBENS – Dilma fue elegida hace dos años y nueve meses bajo la bandera de avanzar en los cambios realizados por Lula. Pero la realidad es que retrocedió en todos los frentes. Abandonó la política económica de crecimiento acelerado con base en la elevación de la inversión pública, recuperación de los salarios y expansión del mercado interno, marca registrada del gobierno Lula, especialmente en su segundo mandato. Adoptó las viejas fórmulas neoliberales de cortar la inversión pública para gastar más con intereses y de abrir el país a los capitales externos, en la vana esperanza de que de ahí vinieran las inversiones necesarias para nuestro desarrollo. Canceló proyectos vitales como la reactivación de la Telebrás; la explotación racional de las riquezas del pré-sal, priorizando la ingeniería nacional en la extracción y en el refino; la construcción de una industria de defensa a la altura de nuestros desafíos. Trabó la recuperación del salario mínimo, apretó al servicio público, hizo campaña contra el aumento del salario real en todas las categorías. El resultado es que el crecimiento económico se derrumbó, los servicios públicos se deterioraron, la situación del pueblo empeoró y el optimismo fue dando lugar a un malestar que más temprano o más tarde iría a explotar en las calles.
HP – El partido vio alguna diferencia entre las manifestaciones de junio y el acto de las Centrales y Movimientos Sociales realizado el último día 11 de julio?
SR – En junio los medios de comunicación golpistas se montaron en la lucha por la reducción de la tarifa de los transportes, que era justa, buscando desvirtuarla por todos los modos posibles, martillando sus banderas reaccionarias y promoviendo enmascarados y petimetres a manifestantes. Hubo alguna confusión: pase libre, abajo la Copa, abajo los políticos, los partidos, impeachment de la presidente etc… Pero las Centrales Sindicales y los Movimientos Sociales limpiaron el área y están direccionando a las manifestaciones para el rumbo correcto, con una agenda de nueve puntos que pueden ser sintetizados en una frase: Cambio de la política económica, ya!
HP– Cuál es la opinión del partido sobre la propuesta de pacto de los cinco puntos presentada por la presidente Dilma?
SR – No es una propuesta seria, pues el primer punto es no tocar en el superávit primario, o sea, en el dinero que es sacado del presupuesto para ser gastado con intereses. Y sin tocar en eso no hay recursos para mejorar la situación de la Salud, Educación y Transporte, ni para el Brasil retomar el camino del crecimiento. El sector público no puede continuar entregando a los bancos y fondos R$ 230 mil millones por año, mientras deja de invertir en lo que es prioritario.
HP – La presidente anunció la ampliación de recursos para el SUS (Sistema Único de Salud), defendió un proyecto que destina 100% de los royalties del petróleo para la Educación y dijo que va a liberar más R$ 50 mil millones para Movilidad Urbana. Cómo el PPL ve esas medidas?
SR – No hubo ampliación de recursos para el SUS. Por eso, la agenda de los trabajadores está cobrando 10% de la receta corriente bruta para la Salud, que retoma o nivel de la Enmienda 29, aprobada en el Congreso y vetada por Dilma en enero de 2012. Eso significa para la Salud R$ 35 mil millones más por año (U$A 16 mil millones), además del actual límite mínimo constitucional. En la propuesta de la presidente, los gastos con contratación de emergencia de médicos, activación de hospitales universitarios y el segundo ciclo de la graduación – medidas muy bienvenidas, que cuentan con nuestro integral apoyo – deberán correr fundamentalmente por cuenta de los abatidos presupuestos de los Ministerios de la Salud y Educación. Es más una razón para que ellos sean elevados. La Medida Provisoria que el gobierno encaminó al Congreso sobre royalties del pré-sal para la Educación era irrisoria, preveía apenas R$ 25 mil millones a lo largo de 10 años (2,5% del Presupuesto del Ministerio de educación). La Cámara de Diputados multiplicó ese valor por 12, y destinó 75% de la torta para la Educación y 25% para la Salud. Por presión del gobierno, el Senado cortó R$ 171 mil millones. Y la Cámara está luchando contra esa presión para reponer los R$ 171 mil millones. Pero es necesario no olvidar que los royalties del pré-sal sólo comenzarán a entrar en volumen apreciable a partir de 2017. Sobre movilidad urbana, hasta ahora sólo escuchamos hablar de los proyectos ligados a la Copa, que ya estaban en ejecución.
HP– Cómo el PPL interpreta la decisión anunciada por el Ministro de Hacienda, Guido Mantega, de garantizar “a cualquier costo” el cumplimiento de la meta de superávit primario para este año?
SR – Es una decisión insustentable.
HP– Qué piensa de la decisión del Banco Central de subir medio punto porcentual más en la tasa de intereses (Selic) en la víspera del protesto convocado por las Centrales Sindicales?
SR – Lamentable bajo todos los aspectos.
HP – Sectores del gobierno y del PT han afirmado que la política económica de los últimos diez años – gobierno Lula y Dilma – es victoriosa y no debe cambiar. Cuál es la opinión del PPL?
SR – Lula le pasó la banda presidencial a Dilma con el Brasil creciendo 7,5% al año y la industria más de 10%. En 2011 el crecimiento del PIB menguó para 2,7%. En 2012 cayó para 0,9%. En 2013, según la FIESP (Federación de las Industrias del Estado de São Paulo), no va a llegar a 2%. Los índices de la industria están todos negativos. Sólo creyendo en Papá Noel es posible pensar que se trata de la misma política económica.
HP – El gobierno apuesta en la subasta del campo de petróleo de Libra y en el Programa de Concesiones para atraer inversiones privadas. Qué es lo que el partido piensa de eso?
SR -El equipo económico ni esconde que la meta es transferir nuestra infraestructura (puertos, aeropuertos, rutas, ferrocarriles, petróleo y gas) para el comando del capital externo. Por eso, hemos afirmado que el gobierno está quedándose cada vez más parecido con el de FHC. En cuanto a la subasta de Libra, prevista para el final de octubre, estamos seguros de que no ocurrirá, porque sería un crimen monstruoso contra e Brasil y el pueblo no va a permitir que eso ocurra. En la elección, en debate con Serra en la Red Bandeirantes, la presidente afirmó taxativamente que era “contra la explotación del pré-sal por las empresas privadas internacionales”, porque eso sería “sacar dinero del país”. Y tenía razón. Esperamos, sinceramente, que ella, así como su partido, reaccionen. Si el PT no consigue erguir su voz contra la entrega de un campo de 12 mil millones de barriles (US$ 1,2 trillón) a multinacionales, cuando la ley faculta que él sea entregado a la Petrobrás sin necesidad de cualquier remate, habrá, en ese exacto momento, perdido la función social que posibilitó que llegase hasta aquí.
HP – Estados y municipios están en dificultades por cuenta de las obligaciones de la deuda con la Unión. Las autoridades económicas no parecen dispuestas a negociar su reducción. En la opinión del PPL cual es la salida para el problema?
SR– No están dispuestas porque quieren continuar lanzando los billones que chupan de los Estados y municipios en el superávit primario. Esa es una de las herencias malditas del período FHC – así como la fórmula que disminuye la jubilación. Ya es más que hora de barrer esa basura neoliberal. La salida es que gobernadores e intendentes se integren con el movimiento popular para conjuntamente llevar enfrente esa lucha e obtener una reducción substancial de la deuda y sus encargos.
HP– El PPL es a favor del plebiscito de la reforma política, propuesto por la presidente Dilma?
SR – La pauta prioritaria es el cambio de la política económica. La reforma política entró en escena con un corte diversionista. Pero, dada la histeria que provocó en los próceres de la derecha, estamos viendo se es posible hacer de ese limón una limonada. El sistema electoral brasileño, basado en el financiamiento privado de campaña, fornece al poder económico una arma poderosa para deformar la democracia y aplastar a la voluntad popular. Somos por el financiamiento público de campaña, contra el financiamiento empresarial y contra el financiamiento privado de personas físicas, que es una forma disfrazada de financiamiento empresarial. Hoy, el financiamiento público no pasa en el Congreso. Pero en un plebiscito que oponga nítidamente al financiamiento privado el financiamiento público (no esa bobera oportunista de público-privado) va a pasar.
                        Imagem inline 1