"La verdad comienza a imponerse en Brasil", p …

Cuando en el mes de mayo el Senado de Brasil aprobó suspender a la Presidenta Dilma Rousseff, señalamos esta decisión como un intento golpista de la derecha oligarca neoliberal del Brasil impulsado a través de una farsa legal que no tiene ningún asidero en la realidad.
Las verdaderas intenciones se han manifestado por las medidas tomadas por Michel Temer, usurpador golpista, que atentan de manera feroz contra las políticas sociales inclusivas que se han venido implementando en beneficio del pueblo brasileño por parte de los gobiernos del Partido de los Trababajores encabezados por Lula y Dilma.
La clase trabajadora, los movimientos campesinos, la salud, la cultura y la educación han sido las víctimas en las que se han ensañado la furia de los golpistas neoliberales que cuentan con el apoyo cómplice y complaciente de un poder judicial claramente alineado con sus intereses y con una prensa comercial que se ha convertido en el destacamento de vanguardia de estos espúreos intereses.
Al darse a conocer el 27 de junio un informe de técnicos del Senado brasileño en el que se deja claramente señalado que no hay pruebas, de ningún tipo, en contra de Dilma por el supuesto delito de “pedaleo fiscal”, no podemos menos que alegrarnos: La verdad se comienza a abrir paso.
Tenemos la certeza que los otros supuestos delitos también serán desmontados. Y entonces quedará cerrada una fase de la lucha y empezará, lo sabemos, la contra ofensiva democrática y popular que culminará con la restitución de la Presidenta Rousseff en el pleno ejercicio de su cargo y permitirá profundizar el proceso de transformación en el Brasil.
Desde Costa Rica reiteramos nuestro apoyo irrestricto a Dilma, a Lula, a nuestro partido amigo del PT y a todas las fuerzas democráticas y populares del pueblo brasileño.
San José de Costa Rica, 28 de junio del 2016