La situacion de Derechos Humanos en Honduras

(07/04/11)
Presentación
Un balance de 2010 en materia de derechos humanos no favorece a la vida, libertad individual, integridad Fisica y moral, ni los derechos económicos, sociales y culturales.
El país continúa con el Estado de Derecho roto por el golpe militar de junio 2009, sin reparación constitucional.
Excesivas evidencias ubican al Estado en condición fallida en territorios y regiones donde sicarios, narcotraficantes y corruptos ejercen poder en colusión directa con “autoridades”.
La opinión pública mundial está atraída por la muerte violenta de 10 periodistas en el período que se documenta y, en general, por la cifra de 16 homicidios diarios que ubican a Honduras em situación de emergencia.
Las víctimas son hombres y mujeres del campo y de la ciudad ‐‐ la mayoría jóvenes ‐‐, y los victimarios nadie da con su paradero; los protege la impunidad.
Y de nuevo el país enfrenta la tortura y la desaparición forzada como figuras delictivas que pertenecían al pasado; hay casos documentados.
Desde las entrañas del tejido social se resiente la violencia, estimulada por los criminales
organizados y el deterioro de las condiciones económicas, el desempleo, la negación del acceso a terra, vivienda y la regresión de derechos y conquistas sociales de gremios clave para La gobernabilidad.
Todos los sectores de la comunidad internacional parecen conscientes de esa situación, aún aquellos que han dado soporte ideológico, político y económico al golpismo, pero lamentablemente el régimen que conduce los escombros del Estado no actúa en coherencia.
El plan propuesto en julio por la Organización de Estados Americanos para superar la crisis fue cumplido en términos formales en todos sus numerales, pero en ninguna de los casos cambió la situación que contenía los supuestos.
La incorporación del ex presidente Manuel Zelaya al Parlamento Centroamericano y la finalización de los juicios políticos abiertos en su contra tras su derrocamiento por las armas, que aseguren su retorno al país en goce pleno de sus derechos. Cumplido e incumplido.
Adopción de políticas públicas para la protección de los derechos humanos y la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad. Cumplimiento: cumplir y mentir.
Conformación de una Comisión de la Verdad y Reconciliación con representatividad y mandato fuertes para documentar lo ocurrido antes, durante y después del golpe de estado.
Cumplimiento.
Instalar un Diálogo Político pro constituyente. Instrumentado para promover el Plan de Nación que profundiza el modelo de desigualdad neoliberal.
Reformar la Constitución para fortalecer la Justicia y la gobernabilidad política.
Cumplimiento.
No obstante el déficit de cumplimiento, confirmado severamente todos los días con hechos lamentables, es perWnente destacar que 2010 tuvo elementos positivos en materia de derechos humanos, al menos cinco.
El primero es la decisión de las víctimas o sus parientes de divulgar los hechos al público y a las organizaciones no gubernamentales de protección, sin permitir que les paralice el miedo y el terror infundidos por los victimarios y su sistema de protección institucional.
El interés directo de un sector influyente de la Comunidad Internacional, que es políticamente serio y éticamente coherente, por demandar el cese de las violaciones a los derechos humanos en Honduras y la sanción a los responsables, como condiciones imprescindibles para el regreso a la institucionalidad.
La presencia en el terreno, en distintos momentos, de varias misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, grupos de trabajo especializados de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales internacionales especializadas en la materia, procurándose información directa y consolidando elementos para el litigio en derechos humanos.
La integración de la Comisión de Verdad con respaldo de la conciencia crítica del país, integrada por reconocidos profesionales del mundo y apoyada por las víctimas, para situar las graves violaciones a los derechos humanos de 2009 – 2011 en el contexto de inequidad estructural, violencia institucional e imperialismo.
El reconocimiento del trabajo de promoción y defensa de los derechos humanos en el contexto post golpe de estado en tres capitales: Washington (Premio Letelier‐Mofit), San Salvador (Premio Herbert Anaya) y La Haya (Premio Tulipán).
Descarga todo el contenido de la memoria aqui: [download id=”16″]