Montevideo,18 de abril de 2016.
Ante la apertura del proceso de destitución de la Presidente Dilma Rousseff, el Partido por la Victoria del Pueblo (Frente Amplio) declara su solidaridad con las luchas democráticas de la izquierda política y los movimientos populares de Brasil que llenaron las calles con consignas contra el golpe.
La cínica fiesta conservadora de la sesión de la Cámara de Diputados del domingo demostró el grado de deslegitimación a que se pretende arrastrar al sistema político. Una gran hipocresía dominó la jornada, más allá de las impostadas apelaciones a la “patria”, la “religión” y la “familia”, el 60% del Congreso tiene investigaciones penales pendientes. Es más, la Presidente Dilma sería sustituida por personajes que tienen procesos penales en curso en la operación Lava-Jato, sin ninguna representación democrática.
Consideramos que el actual momento político es dramático. Este impeachment es un golpe parlamentario ilegal, porque no se configura ninguna de las situaciones que permiten incriminar o condenar penalmente a la presidenta por algún acto realizado durante su gestión que justifique el juicio político.
Este golpe no es contra la corrupción sino que es para ocultarla. Es una nueva fórmula de desestabilización del imperio y sus socios locales contra un gobierno progresista, para revertir los avances democráticos y de justicia social. En este caso se mueven algunas piezas del aparato judicial, segmentos policiales, grupos políticos revanchistas, corporaciones empresariales y el oligopolio mediático. Intentan desmontar el estado de derecho cuando Brasil sufre los efectos de la desaceleración económica, crisis fiscal, desempleo, inflación, incremento de las tasas de interés y como consecuencia, la percepción de sectores de la población de un punto de inflexión en sus condiciones de vida.
Somos conscientes que un triunfo de las fuerzas conservadoras y neoliberales implicaría el regreso de la política económica brasileña a la órbita de Washington, afectando la soberanía nacional, la integración latinoamericana y conllevando graves consecuencias geoestratégicas.
Por todo esto el Partido por la Victoria del Pueblo condena este ataque a la democracia, repudia cualquier intento de implantación de un régimen de excepción y expresa su más profundo apoyo a los compañeros brasileños en lucha contra un nuevo intento de golpe oligárquico en América Latina.
Partido por la Victoria del Pueblo – Frente Amplio