El Frente Amplio y la unidad de las fuerzas progresista …

Resolución del Primer Congreso del Frente Amplio

El Frente Amplio y la Unidad de

las Fuerzas Progresistas

El Primer Congreso del Frente Amplio reafirma el compromiso de nuestro partido de buscar los caminos más adecuados para  construir la unidad de las fuerzas políticas y sociales de nuestra patria, que queremos ponerle fin a las  políticas y  gobiernos neoliberales,  para levantar una alternativa de cambio que nos permita vivir en una Costa Rica de paz, progreso, justicia y democracia.
La alternativa de cambio democrático se abrirá paso con luchas, ideas y  programa, pero nada será posible finalmente sin la voluntad política para dar los pasos necesarios que permitan articular en una coalición unitaria a todas las fuerzas y personas  decentes del país, que nos negamos a permanecer indiferentes ante la descomposición política, social y moral de nuestra democracia.
Las condiciones están dadas para avanzar desde ahora en un esfuerzo de coordinación y de articulación de los sectores antineoliberales, principalmente de los que están involucrados en luchas concretas y comparten preocupaciones sobre el rumbo antisocial y antipopular que el gobierno de Chinchilla y sus aliados le imprimen al país. Necesitamos compartir  la unidad en la acción, promover los encuentros necesarios para la convergencia de la lucha social y la lucha política, y juntos construir los ejes de un proyecto país.
El Frente Amplio apuesta por contribuir a  organizar el pluralismo y la diversidad sobre la base del reconocimiento, el respeto, la democracia participativa y la horizontalidad. No concebimos a los movimientos sociales como “correas de transmisión” de las líneas partidarias y, en consecuencia no pretendemos imponer agendas desde arriba ni suplantarlos, sino acompañarlos y contribuir en los procesos de coordinación, articulación y unidad en la lucha. Se trata de contribuir junto a los movimientos sociales a construir la posibilidad alternativa de pasar de la  resistencia frente a las políticas neoliberales, al  cuestionamiento del poder establecido, y a la necesidad de participar en la construcción de su propio instrumento político articulador y transformador.
La convergencia de partidos políticos, movimientos sociales y personas independientes, en un bloque progresista-popular es posible, como se comprobó en la gran gesta patriótica contra el TLC. Hoy, a pesar de que estamos todavía dispersos y fragmentados, es sin embargo alentador ver como la gente sigue organizándose y luchando unida frente a diversas amenazas, testimonio de una sociedad con diversos espacios de resistencia y una masa crítica en ebullición, cada día más descontenta e indignada, dispuesta a movilizarse por sus derechos y por su país.
El Frente Amplio quiere jugar un papel activo y positivo en ese esfuerzo de lucha y de unidad,  contribuyendo a promover los diálogos y encuentros necesarios para la construcción de plataformas unitarias en los diversos sectores y en el conjunto de fuerzas alternativas.
Consideramos que esa necesaria y urgente articulación de fuerzas políticas y sociales progresistas, debe converger también en una alternativa electoral unitaria de cara a las elecciones del 2014, bajo la forma de coalición electoral, cuyos aspectos positivos se han evidenciado en la constitución de estas articulaciones a nivel cantonal.
Queremos expresar nuestra voluntad de caminar juntos, de articular esfuerzos unitarios en el terreno de la acción política, de la movilización social y de la participación electoral. Estamos abiertos y dispuestos a construir con otros y otras una nueva agenda para el cambio social y político, una convergencia que se construya en los desafíos cotidianos y  en la lucha democrática electoral que permita que una nueva mayoría acceda al gobierno para impulsar otra política en beneficio del pueblo. La construcción de esa coalición electoral progresista para el 2014 es una demanda de amplios sectores de nuestra sociedad que el Frente Amplio comparte, y en cuya concreción comprometemos nuestra voluntad política y todos los esfuerzos necesarios.
Sabemos que la construcción de una alternativa frente al neoliberalismo, es un proyecto de transformación que va más allá de un cambio de gobierno. Será un proceso de larga duración, de luchas y de alianzas que se construye todos los días para lograr desplazar a los neoliberales del poder. La conquista del gobierno en el 2014, con sólidas y amplias mayorías en el parlamento, es posible con la unidad de las fuerzas progresistas y decentes de nuestra patria.
Las delegadas y delegados a este Primer Congreso del Frente Amplio nos comprometemos a trabajar por el fortalecimiento de nuestro partido y por la unidad de las fuerzas populares y progresistas de Costa Rica.