Memoria de la reunión del Grupo de Trabajo | Enero 2021

Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo
Reunión por videoconferencia – 30 de enero de 2021
Memoria

 

El 30 de enero de 2021 se realizó la primera Reunión del Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo del año, ampliada con la presencia de los partidos miembros del Foro, por videoconferencia, debido a la necesidad de confinamiento social debido a la pandemia de COVID-19 en el mundo.

Participantes:

Argentina
Alejandro Rusconi, Movimiento Evita
Mariano Ciafardini, Partido Solidário
Ezequiel D’Adamo, PCCE
Marcelo F. Rodríguez, PCA
Gustavo Cardesa, Partido Intransigente
Ariel Basteiro, Frente Grande

Brasil
Ana Prestes, PCdoB
Márcio Jardim, FPA
Romenio Pereira, PT

Bolívia
Evo Morales Ayma, Adolfo Mendoza Leigue, MAS-IPSP

Chile
Claudio de Negri, Partido Comunista
Demetrio Hernández, MIR
Esteban Silva, Movimiento del Socialismo Allendista de Chile
Jorge Rossel, PS, Chile

Colombia
Gloria Flórez, Coalición Colombia Humana
Pablo Castañeda, PPS-C.S.
Jaime Caycedo Turriago, Pacocol
Rodrigo Andres Alvarez Galindez, Pietro Alarcon, Unión Patriótica
Jaime Dussán, Carlos Bula, Polo Democratico
Rodrigo Granda, Teresa Alonso, COMUNES

Costa Rica
Trino Barrantes Araya, PVP

Cuba
Angel Arzuaga Reyes, Basilio Gutierrez García, José Angel Maury de Toro, Yudith Rivera Céspedes, Edelis Cruz Santana, José Alberto Prieto, Geovanny Barrueta Ordóñez, Viviana Hernández Fonseca, PCC, Cuba

Ecuador
Mario Mendoza, Partido Comunista de Ecuador

El Salvador
Rigoberto Diaz, FMLN, El Salvador

Guatemala
Secil de León, URNG
Pablo Soto, Movimiento tejiendo pueblo de Guatemala

Honduras
Gerardo Zelaya, LIBRE

Martinica
Robert Lise, CNCP mouvement Asé Pléré de Martinique

México
Rosa Cabrera, PRD
Martha García Alvarado, Xadeni Méndez, Yeidckol Polevnsky, MORENA

Nicarágua
Carlos Fonseca Terán, José Figueroa Aguilar, Leonel Espinoza Linarte, Miguel Ayerdis, Gabriela López, FSLN

Panamá
José Castillo, PRD
Carlos Lenin Villa Toribio, Partido del Pueblo

Paraguay
Ricardo Canese, Frente Guasu
Fabricio Arnella, PCP

Peru
Leonel Falcón Guerra, Partido Humanista Peruano 

Puerto Rico
Gerardo Lugo Segarra, Rosa Meneses Albizu Campos, Cristina Meneses Albizu Campos Partido Nacionalista de Puerto Rico, Movimiento Libertador
Julio Muriente, MINH

República Dominicana
Martha Pérez, Movimiento Izquierda Unida

Santa Lucia
Peter Lansiquot, Partido Laborista
Alva Baptiste

Trindad y Tobago
David Abdulah, Karyn DeFreitas, MSJ

Uruguay
Martin Clavijo, Rony Corbo, Roberto Chiazzaro, Andres Dominguez, Angel Vera, Eduardo Mernies, Arturo Guarch, Carlos Alejandro, Frente Amplio

Venezuela
Roy Daza, PSUV
Carolus Wimmer, Héctor Rodríguez, Partido Comunista de Venezuela
Ilenia Medina, PPT


Agenda de trabajo
:

1-    Apertura de la reunión – 5 minutos
2-    Exposición de Coyuntura del hermano Evo Morales- 20 minutos
3-    Informes de la Secretaria Ejecutiva y de las Secretarias Regionales – 20 minutos
4-    Debate de coyuntura y de la Declaración Final – 1 hora e 20 minutos
5-    Plan de Acción para el próximo período – 40 minutos
6-    Otros asuntos – 15 minutos

 

Informes de las regionales:

  1. Andino Amazónica:

INFORME DE LA REGIONAL ANDINO – AMÁZONICA

Posterior a la reunión de la Regional a finales del primer semestre del año pasado, en general se puede afirmar que convergen en la región las crisis sanitaria, económica, social y política.

Los gobiernos neoliberales de la región -ha excepción de Venezuela y Bolivia- han actuado de manera errada en enfrentar la crisis sanitaria, en lugar de fortalecer los sistemas públicos de sanidad han dejado el control de la pandemia en manos de los esquemas privados; en lugar de promover de manera masiva acciones de rastreo y tratamiento preventivo, se han volcado a esquemas de tratamiento del contagio, basados en la adquisición de Unidades de Cuidado Intensivo (UCI), insumos y de especialistas que se requieren para su manejo, ambos escasos en los mercados nacionales e internacionales. Este esquema de salud neoliberal ha dejado en región andina a cerca de 120.000 de muertos.

Ante el avance de pandemia y las precariedades de los sistemas de salud, la única medida de contención que se muestra efectiva es el aislamiento social, su contracara es un mayor desempleo, contracción económica y hambre en muchos hogares de la región. Medidas como la Renta Básica de Emergencia, subsidios al desempleo han tenido muchísimas dificultades para implementarse, ya sea por lo bajo de los montos, su corta extensión en el tiempo, la baja cobertura en beneficiarios, y también hay que decirlo por una política macroeconómica en función del sector financiero y grandes conglomerados empresariales.

En el ámbito político debemos decir que la región se haya en un proceso de importantes desenlaces. Remarcamos dos cambios cualitativamente superiores que se dieron en el segundo semestre de 2020, la movilización popular que reconquistó la democracia en Bolivia, dejando atrás un año de gobierno terrorista con claras tendencias fascistoides, así como la recuperación del gobierno por parte del MAS-IPSP y del Pacto de Unidad en cabeza del compañero Luis Arce Catacora. Las fuerzas que impulsan la Revolución Democrática y Cultural Boliviana tienen por delante importantes retos, el inicio de la vacunación de la población, afianzar la gobernabilidad en las elecciones departamentales y municipales del próximo 7 de marzo, el restablecimiento de los derechos conculcados a los trabajadores por el gobierno de facto y la recuperación de la actividad económica.

Por otra parte, en la Venezuela Bolivariana los sectores revolucionarios lograron construir acuerdos esenciales que permitieron la realización de las elecciones parlamentarias el pasado 6 de diciembre, así como la recuperación de la Asamblea Nacional en cabeza del PSUV. Entre los acuerdos con sectores de la oposición están el rechazo a toda injerencia extranjera y a la amenaza de invasión militar del país, y la enérgica condena al bloqueo económico que afecta a todos los venezolanos y venezolanas. Este importante triunfo recuperará las relaciones entre los poderes públicos; la Asamblea Nacional dará impulso a la recuperación productiva y la búsqueda de la estabilidad económica, así mismo se ha fijado dentro de sus objetivos la recuperación de los bienes robados por Guaidó y la defensa del Esequibo. Es necesario decir que se apuesta por la normalización de las relaciones con el nuevo gobierno de los E.E.U.U y la derrota del mercenarismo que concentra sus ataques en la infraestructura energética de carácter estratégico.

En Perú persiste una grave crisis política e inestabilidad institucional producto de los escándalos de corrupción desde los más altos cargos del Estado que han conducido a la destitución de 3 presidentes en los últimos 4 años; el descontento es creciente, así como la búsqueda por una resolución democrática y popular a esta crisis.  En ese marco se realizarán las elecciones generales del 11 de abril, sectores de izquierda y progresistas han levantado la candidatura de la compañera Verónica Mendoza.

En Ecuador a pesar de la persecución contra el correísmo y el movimiento popular por parte del gobierno neoliberal de Moreno, que ha intentado utilizar su poder en el Consejo Nacional Electoral (CNE) para bloquear las candidaturas de la Unión Por la Esperanza (UNES) y su candidato presidencial al compañero Andrés Arauz, que las últimas encuestas dan como seguro ganador en primera vuelta. Ante ello hay una campaña que busca por una parte restar autoridad al CNE colocando un manto de duda sobre la transparencia del proceso electoral, además desde la inteligencia colombiana se suministran informaciones que buscan enlodar, interferir en el proceso electoral ecuatoriano acusando a la campaña de Arauz de fondearse con recursos de la guerrilla del ELN.

Por último, en Colombia ante la incapacidad de Iván Duque para conducir el país a la superación de las crisis sanitaria, económica, social y de seguridad que vive la nación, de manera temprana se desarrolla un intenso proceso político de cara a las elecciones congresuales y presidenciales de 2021. Por una parte la derecha y ultraderecha se aprestan a reunir fuerzas y definir candidato único en lo que se ha autodenominado la Alianza Republicana; las fuerzas progresistas y de izquierda -la mayoría integrantes del FSP- nos hemos dado a la tarea de construir una gran alianza socio-política para definir listas a Senado y Cámara de Representantes, así como definir un programa común y mediante consulta una sola candidatura presidencial a la cual hemos invitado a fuerzas políticas que se autodefinen de centro que inicialmente han rechazado nuestra propuesta, lo que dividiría el campo democrático haciendo más difícil construir un encuentro posterior en una virtual segunda vuelta y de esta manera un nuevo rumbo para nuestra patria alejado de la guerra, la antidemocracia y la sumisión a los intereses yankees.

b) Cono Sur
c) Mesoamérica y Caribe

d) Informe de país – Brasil

Sob Bolsonaro Brasil vive tragédia humanitária e desmonte econômico

O Brasil está vivendo uma tragédia humanitária de grandes proporções no contexto da pandemia global do novo coronavírus. É certo que o poder arrasador do vírus impacta em todos os países do globo, mas poucos viram uma gestão mais desastrosa do que a do governo brasileiro, de Jair Bolsonaro, com total abandono de sua população. Os primeiros dias de 2021 foram dramáticos, com desabastecimento de oxigênio na rede hospitalar da cidade de Manaus, no Amazonas, e posteriormente em cidades do interior e em Estados vizinhos como o de Pará e Rondônia. Muitas vidas foram perdidas por asfixia, dado o esgotamento dos estoques de cilindros de oxigênio, sem que o governo federal pudesse minimamente remediar uma situação sobre a qual já contava com informações detalhadas semanas antes da tragédia.

Os acontecimentos no Amazonas não podem ser considerados como surpresa, dado que a perda total de controle sobre a pandemia já estava anunciada no curso das políticas adotadas ao longo de 2020. O governo trabalha contra seu próprio povo, ao questionar a eficácia de medidas como o uso de máscaras e o distanciamento social, ao estimular e patrocinar de forma criminosa o uso de medicamentos sem comprovação científica como paliativos para a Covid, tais como a cloroquina ou a ivermectina. Também ao pressionar autoridades públicas municipais e estaduais a manterem o funcionamento de comércios e atividades que propiciam aglomerações sociais, mesmo quando há caso de intenso surto de contágios.

O mesmo comportamento criminoso e com fortes características de necropolítica se observam na crise do provimento de vacinas para a população brasileira. O governo foi leniente ao não realizar contratos com as farmacêuticas que hoje fornecem imunizantes a todo o mundo, foi preconceituoso e xenófobo ao discriminar a vacina proveniente da China como ineficaz, sabotou iniciativas estaduais de produção e compra das vacinas, não foi capaz de construir diplomaticamente boas relações com os países fornecedores para garantir a chegada de insumos das vacinas em tempo hábil para começar rapidamente a vacinação. O presidente pessoalmente propaga que não será vacinado e que não há garantias da segurança da imunização.

Por outro lado, o mesmo governo que culpou as restrições sanitárias pelo desmonte da economia tem se demonstrado incapaz de promover a retomada da atividade econômica e segurar a desindustrialização do país. O auxílio emergencial que por meses garantiu a comida na mesa dos brasileiros foi descontinuado de forma abrupta e sem nenhum projeto de mitigação das consequências do brutal desemprego e da falta de acesso a recursos básicos por sete em cada dez brasileiros que receberam o auxílio. Metade das famílias brasileiras está endividada. Vivemos o maior déficit público da história, com omissão de dados pelo governo e é quase certo que 1º trimestre fechará com PIB negativo. A desindustrialização caminha a passos largos e multinacionais de grande porte, como a Ford, estão fechando suas plantas fabris no Brasil. O Brasil já foi um dos maiores produtores de automóveis do mundo. Desde o golpe de 2016, 36 mil empresas já foram fechadas no país.

A degradação sanitária, social e econômica ocorre em um cenário político de incerteza sobre o futuro. A situação faz com que forças de esquerda do país intensifiquem suas análises e buscas conjuntas de alternativas. A palavra de ordem do impeachment de Bolsonaro está espalhada para além da oposição de esquerda e ganha também a cidadania liberal e eleitora de partidos da centro-direita e da direita neoliberal que começa a perder vantagem ao parasitar o governo Bolsonaro. As constantes ameaças à democracia continuam, com o estímulo do governo à tomada de posição política pelas forças armadas e aumento da ocupação de cargos por militares. Bolsonaro chegou a dizer que são as Forças Armadas de um país que decidem se haverá ou não democracia.

Nas próximas semanas, com o início do ano legislativo e a definição da direção das mesas nas duas casas, Câmara e Senado, o debate político ficará mais intenso e será possível ter uma fotografia mais real do comportamento de cada grupo político frente ao descalabro que vive o país. Fato é que nas eleições municipais de 2020 quem mais agregou poder eleitoralmente foram as forças da centro direita, que hoje ainda se dividem entre fiadores do governo e patrocinadores da luta pelas garantias democráticas contra os arroubos autoritários de Bolsonaro.

A esquerda ainda se encontra fragmentada em que convivem partidos de todo o espectro de esquerda e progressista, com intensos debates internos e entre si sobre os caminhos para o atual momento e para os próximos anos. Este é hoje o grande desafio da esquerda brasileira, encontrar o caminho mais acertado para derrotar Bolsonaro e angariar novamente o apoio da população para eleger um projeto progressista que retome o curso dos avanços representado pelos governos Lula e Dilma.

Fato muito importante a se destacar, nesse breve resumo do que hoje vive o Brasil, é a solidariedade recebida pela pátria irmã da Venezuela no momento de maior agonia de nosso povo sem acesso a oxigênio hospitalar para os adoecidos pela Covid. A chegada de vários caminhões lotados de cilindros de oxigênio vindos do estado de Bolívar obrigou que mesmo os brasileiros mais críticos ao processo venezuelano reconhecessem a importância da solidariedade internacional e as profundas contradições de um governo que dá as costas aos países irmãos enquanto se ajoelha para os EUA. Outra ajuda que veio em forma de recursos financeiros, fármacos e insumos médicos em geral foi da China. Outro país sistematicamente atacado pelo governo Bolsonaro e que hoje é o maior fornecedor dos necessários insumos IFA – Ingrediente Farmacêutico Ativo – para a produção das duas únicas vacinas aprovadas e compradas para uso no Brasil. Não poderíamos também deixar de agradecer à República Socialista de Cuba e a todos os seus líderes pela solidariedade  e excelentes cuidados sanitários ao ex-presidente Luiz Inácio LULA da Silva e sua equipe , que testou positivo para COVID 19 assim que chegou a essa pátria irmã em fins de dezembro de 2020.

Destacamos também a solidariedade que chega de todos os países e organizações irmãs latino-americanas e caribenhas neste momento em que sabemos estarem todos concentrados nos dramas humanos, econômicos e políticos de seus próprios países. Saudamos nossas organizações parceiras da região Sul pelos grandes avanços que estão ocorrendo na Argentina, com o governo Fernández, com os grandes avanços rumo a uma nova Constituição no Chile, com a importante luta de resistência a uma onda neoliberal que fazem os companheiros do Uruguai e a resistência dos paraguaios ao governo repressor de Benitez no Paraguai. Longa vida a nossa solidariedade e ao Foro de São Paulo por possibilitar nosso intercâmbio e ação comum rumo em defesa de nossos povos.

e) Informe de país – Cuba

INFORME DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA A LA REUNIÓN DEL GRUPO DE TRABAJO DEL FORO DE SAO PAULO (FSP).

Enero de 2021.

Ante todo, queremos agradecer los esfuerzos de la Secretaría Ejecutiva del FSP por la coordinación y organización de esta reunión virtual.

La pandemia ha profundizado la crisis general del capitalismo en América Latina y el Caribe. El modelo neoliberal demuestra cada día su incapacidad de atender las necesidades básicas de salud de nuestros pueblos. Continúa el ascenso del número de casos y fallecidos, y se agudizan la pobreza, la dependencia económica, las migraciones, entre otros fenómenos que antes de la Covid-19 caracterizaban el fracaso neoliberal.

En el Caribe, naciones pequeñas estamos obligadas a convivir en un sistema internacional injusto y desigual, que prioriza el avance y los beneficios para los más desarrollados, y donde sentimos con más severidad los efectos de la pandemia sobre nuestras pequeñas economías.

Las revoluciones en Venezuela y Nicaragua, procesos que garantizan el desarrollo de modelos sociales alternativos, alejados de los designios imperiales y que responden a los intereses de sus pueblos, que alcanzan positivos resultados en el control del nuevo coronavirus, a pesar de la escalada agresiva de Estados Unidos contra ambos procesos.

Ratificamos nuestro invariable apoyo a la Revolución Bolivariana y chavista, a su legítimo Presidente Nicolás Maduro, frente a los intentos del imperialismo de desestabilizar y subvertir el ordenamiento constitucional, la unión cívico-militar y destruir la obra iniciada por el Comandante Chávez.

De igual forma, nos solidarizamos con el pueblo y gobierno nicaragüense, liderados por el Comandante Daniel Ortega.

En Cuba, la combinación de la experiencia científica y las fortalezas del sistema de salud junto a la participación responsable del pueblo bajo el liderazgo del Partido y el Gobierno, han posibilitado crear y aplicar protocolos efectivos y mantener el control de la Covid-19. Hasta el jueves 28 de enero, el país acumula 1 851 950 muestras realizadas, con 24 764 casos positivos, de los cuales, lamentablemente, han fallecido 210 personas, para una tasa de letalidad del 0,84 por debajo de la tasa mundial de 2,15, y de la región de las Américas de 2,29.

La Revolución mantiene el principio humanista de que lo más importante es salvar vidas humanas. Los conocimientos en la biotecnología y otros campos de la ciencia desarrollados en estos 62 años por el país han posibilitado que hoy se encuentren en fase de ensayos clínicos cuatro candidatos vacunales cubanos: Soberana 01, Soberana 02, Mambisa y Abdala.  Se espera producir 100 millones de dosis de la vacuna Soberana 02 y comenzar la vacunación masiva de toda la población en los próximos meses.

El principio del internacionalismo, como valor inseparable de la Revolución, ha permitido que 4 450 profesionales cubanos, agrupados en 56 Brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias “Henry Reeve”, hayan prestado su ayuda en 40 países y territorios, los que se han sumado a los más de 28 000 colaboradores que ya prestaban servicios en 59 países.

La administración Trump promovió una campaña mendaz contra la labor de nuestros valerosos galenos y presionó a aquellos países que recibieron o solicitaron el apoyo del prestigioso Contingente. El mayor reconocimiento a esta cooperación, apartada de los egoísmos y las leyes del mercado, es su candidatura para el Nobel de la Paz, que líderes, organizaciones y amigos como ustedes apoyan y a la vez, rinden tributo al legado de Fidel, principal artífice del humanismo revolucionario.

A pesar la grave situación generada por la pandemia, el gobierno de los Estados Unidos ha recrudecido de forma extrema y sin precedentes el bloqueo a Cuba. De abril de 2019 a marzo de 2020, que es el período en que solemos cuantificar los daños del bloqueo, las pérdidas causadas por esta política genocida ascendieron a 5 mil 570 millones de dólares. Por primera vez en un año los daños sobrepasan la cifra de 5 mil millones, y suman como acumulado en seis décadas, a precios corrientes, la cifra descomunal de 144 mil 413 millones.

El bloqueo daña al pueblo cubano y constituye el principal obstáculo para el desarrollo económico y social de nuestro país. Además, por su aplicación extraterritorial, el bloqueo violenta la soberanía y afecta los intereses de todos los estados del planeta, viola el derecho internacional y daña gravemente el multilateralismo.

Al mismo tiempo se han intensificado los planes de la guerra cultural contra Cuba. Durante el gobierno de Donald Trump se destinaron más de 100 millones de dólares por el Departamento el Tesoro para financiar proyectos de subversión contra nuestro país, sumando, desde 1990, más de 500 millones de dólares con ese objetivo.

La Revolución cubana es víctima de una guerra híbrida, que combina la presión económica, financiera y simbólica, y cuyo elemento articulador y fundamental es el mediático.

En acto cínico e hipócrita, a inicios de enero la Casa Blanca incluyó a Cuba en su lista ilegítima de países patrocinadores del terrorismo. Fraudulenta calificación, que condenamos de forma enérgica, que tiene como objetivos aplicar medidas económicas coercitivas contra naciones que se resistan a doblegarse a los caprichos del imperialismo; y obstaculizar cualquier perspectiva de mejoramiento en las relaciones bilaterales entre Cuba y los EEUU.

Esta decisión se suma a las más de 240 medidas que tomó la administración Trump contra Cuba durante su gobierno, que frenan nuestros esfuerzos por desarrollarnos.

En este contexto desafiante Cuba ha continuado dando cumplimiento a los acuerdos adoptados en el VI y VII Congreso del Partido, y avanza en la “Estrategia Económico Social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19”, con el respaldo mayoritario del pueblo.

Como parte de su implementación, el primero de enero pasado inició la “Tarea Ordenamiento”, nombre que se ha dado al proceso que incluye la unificación monetaria y cambiaria, la eliminación de los subsidios excesivos y gratuidades indebidas, y la reforma salarial. De carácter transversal en la economía y bajo el principio de que la Revolución no deja a nadie desamparado, desarrollamos esta tarea que pondrá al país en mejores condiciones para llevar a cabo las transformaciones que demanda la actualización de nuestro modelo económico y social sobre la base de garantizar a todos los cubanos mayor igualdad de oportunidades, derechos y justicia social.

Como expresara nuestro Presidente de la República, compañero Miguel Díaz-Canel Bermúdez: “…están creadas las condiciones que permiten asegurar que nadie quedará desamparado, que en Cuba socialista jamás se emplearán terapias de choque contra el pueblo, y que las transformaciones que debamos acometer en el modelo económico y social se realizarán forjando previamente el consenso a favor de la unidad de la nación”.

También se avanza en el cronograma legislativo que le otorga fuerza práctica a la Constitución de la República que soberanamente fue aprobada por mayoría popular en 2019.

En el próximo mes de abril estaremos celebrando el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba. En su convocatoria se le denomina “El Congreso de la continuidad histórica de la Revolución Cubana”, a partir de que, como se conoce, la generación histórica que logró el glorioso triunfo del Primero de Enero entregará las principales responsabilidades del Partido a la generación continuadora de llevar adelante y fortalecer la Revolución socialista, única garantía de nuestra soberanía e independencia. Será un escenario oportuno para la actualización de nuestra estrategia de resistencia y desarrollo.

El Partido, digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en su líder, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, fortalecerá la alta responsabilidad que tiene en la preservación de la unidad, factor estratégico para la victoria.

La permanente construcción de la unidad en la diversidad se mantiene como el principal objetivo del Foro de Sao Paulo. La experiencia de 30 años de luchas de la izquierda bajo este espacio de diálogo y concertación, ratifican sus potencialidades para avanzar en el logro de la segunda y definitiva independencia de Nuestra América.

En los momentos actuales, donde la solidaridad y la cooperación es la clave para enfrentar los enormes desafíos de la humanidad, nos solidarizamos con las naciones del Caribe que exigen justas reparaciones por los horrores de la esclavitud y la trata de esclavos.

Reafirmamos nuestro compromiso histórico con la libre determinación y la independencia del hermano pueblo de Puerto Rico.

Los intentos de los EEUU de imponer la dominación neocolonial en nuestra América, declarando públicamente la vigencia de la Doctrina Monroe, contravienen la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Defendamos e impulsemos los legítimos proyectos integracionistas que respetan la unidad dentro de la diversidad en la región, como el ALBA-TCP, CARICOM, UNASUR, la CELAC, que defienden la soberanía latinoamericana y caribeña.

Las victorias del MAS en Bolivia, del chavismo en las elecciones legislativas de Venezuela, del referéndum constitucional en Chile, los gobiernos de México y Argentina que devolvieron la esperanza de los pueblos son muestras de lo que se puede alcanzar cuando se trabaja unidos y por los intereses de nuestros pueblos.

En Cuba, la unidad la asumimos como nos legara el compañero Fidel: “Unidad significa compartir el combate, los riesgos, los sacrificios, los objetivos, ideas, conceptos y estrategias, a los que se llega mediante debates y análisis. Unidad significa la lucha común contra anexionistas, vende patrias y corruptos.”

Solo la Unidad entre nuestras fuerzas nos llevará a la Victoria.

Lucharemos, viviremos y venceremos.

¡Hasta la Victoria Siempre!

f) Informe de país – Nicaragua

INFORME DE PAÍS. NICARAGUA

FRENTE SANDINISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL

  1. Avances en obras de infraestructura, crecimiento en exportaciones y avances en implementación de programas sociales, a pesar de impacto negativo en la economía por el intento de golpe y la pandemia. Esto se debe a:
  • Política acertada para nuestro país, de no cierre de la economía por la pandemia:
  • Somos una economía popular, con características autogestionarias.
  • La economía popular autogestionaria juega un papel fundamental en nuestro modelo revolucionario.
  • Nuestra economía no aguantaría un cierre, debido al impacto previo del intento de golpe, así como a las agresiones económicas de Estados Unidos.
  • El peso de la economía popular en nuestro país, produciendo más de la mitad del PIB, fue decisivo para evitar el colapso económico como producto del intento de golpe, y entre otras cosas frustró los llamados a paro nacional hechos por la burguesía.

El capital social y popular no es un capital temeroso, a diferencia del gran capital privado.

2. Pandemia bajo control.

No hay rebrote, aunque la derecha se ha empeñado en sembrar la duda al respecto.

Incluso en las cuentas que hace la derecha, estamos muy por debajo de la mortalidad de todos los países de Centroamérica, EEUU y Europa, entre otros.

El excelente manejo de la pandemia ha sido uno de los factores de mayor fortalecimiento del sandinismo y de confianza del pueblo nicaragüense en su gobierno.

3. Leyes en defensa de nuestro modelo y de los derechos del pueblo.

  • Ley contra ciberdelitos, que penaliza el uso de las
  • Ley de agentes extranjeros, que penaliza el financiamiento externo a actividades subversivas contra el Estado nicaragüense.
  • Pena de cadena perpetua para crímenes de odio. Su origen está en un sospechoso aumento coyuntural de los femicidios a inicios del presente año, aunque aun así el índice de femicidios en Nicaragua siempre se ha mantenido muy por debajo del promedio de la región, al igual que los índices de homicidio en general.

Esta ley es extensiva a crímenes de odio en general, como muchos de los cometidos por la derecha golpista durante el intento de golpe de Estado en 2018.

Las dos primeras leyes existen en la mayor parte de los países occidentales, entre ellos los que nos han reprochado por aprobarlas, y la tercera de ellas existe en muchos de esos mismos países, e incluso en algunos existe la pena de muerte.

4. Ofensiva política revolucionaria, sandinista-dariana.

Del 18 de enero (fecha del natalicio de Rubén Darío en 1867) al 18 de mayo (natalicio de Augusto C. Sandino en 1895), estamos en campaña política e ideológica, impulsando el conocimiento del pensamiento revolucionario de Darío, nuestro héroe cultural, y Sandino, nuestro héroe político. Partimos del hecho de que Darío, aunque su vida no giró alrededor de la política, fue también un hombre de ideas políticas, que divulgó ampliamente a través de artículos de opinión en los que siempre se pronunció a favor de las ideas más avanzadas de aquella época en nuestro país, apoyando decididamente al gobierno liberal progresista y patriótico, antimperialista, de José Santos Zelaya, quien fuera derrocado precisamente por la segunda intervención armada del imperialismo norteamericano en Nicaragua.

También en sus poemas, Darío dejó clara su opción política a favor de la justicia social y de la defensa de la soberanía nacional, destacándose en él su fervor antimperialista y su desprecio hacia la cultura racista de la supremacía anglosajona, actitud que compartía con muchos de los representantes de la literatura modernista, destacándose entre ellos el gran revolucionario cubano que fue considerado por él como su maestro, José Martí.

De ahí que el Comandante Daniel Ortega haya dedicado a Rubén Darío una buena parte de su más reciente discurso.

5. Situación de la derecha, disputas internas y candidaturas.

La derecha en Nicaragua está dispersa, dividida en tres agrupaciones con fuertes contradicciones entre sí, que se manifiestan públicamente en los medios de comunicación y redes sociales, y que no logran ni siquiera convocar a esa parte minoritaria de la población que se puede identificar como antisandinista o predispuesta a rechazar al sandinismo y respaldar a una fuerza política que se le oponga.

  • Ciudadanos por la Libertad (CxL) + Alianza Cívica.

Esta es la oligarquía pura y dura en el seno de la derecha golpista.

CxL es el remanente partidista de la derecha oligárquica de origen conservador en la política tradicional nicaragüense, que se ha aliado con una agrupación de ONGs impulsada por la jerarquía de la Iglesia Católica durante el intento de golpe de Estado en 2018.

  • Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), conocida también como “la Coalición”, debido a la alianza temporal frustrada que tuvo con la Alianza Cívica, la cual luego rompió con ella.

Es la extrema derecha golpista, integrada por los autollamados renovadores y algunos ONGs que tienen otros orígenes.

Los “renovadores” son los traidores al sandinismo, que rompieron con el FSLN en 1995 y formaron el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), que ahora renunció al nombre “sandinista” y se pasó a llamar Unión Democrática Renovadora. Es la ultraderecha postmoderna.

  • Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Es la derecha plebeya tradicional, remanente del somocismo, liderada por Arnoldo Alemán, y que entre la segunda mitad de los noventa y la primera mitad de la década del 2000, llegó a ser el único partido fuerte que ha tenido la derecha desde el triunfo de la Revolución Popular Sandinista en 1979, pero ahora se encuentra extremadamente debilitado.

En los noventa fue la ultraderecha, pero ahora actúa como derecha moderada, aunque sumado oportunistamente a la dinámica del golpismo a partir de 2018.

Los aspirantes a candidatos presidenciales en la derecha.

Actualmente hay una verdadera epidemia de candidaturas presidenciales en el seno de la derecha, que ha exacerbado sus contradicciones internas. Veamos quiénes son las figuras que más aparecen, en algunos casos sin verdaderas aspiraciones presidenciales, pero con expectativas de ser candidatos a diputados tras posibles procesos de negociación interna de la derecha.

  • CxL / Alianza Cívica:
  • Juan Sebastián Chamorro.

Perteneciente a una de las familias oligárquicas más emblemáticas de la política nicaragüense y que a la vez representa lo más ignominioso del entreguismo a los intereses del imperialismo norteamericano.

Ex funcionario de los gobiernos de derecha que gobernaron entre 1990 y 2007. Señalado por actos de corrupción. Dirige un ONG llamado Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INIDE).

Una de las figuras más visibles del intento de Golpe de Estado en 2018, pero por eso mismo, con un alto nivel de desgaste político.

  • Cristiana Chamorro Barrios.

Prima hermana de Juan Sebastián Chamorro e hija de Violeta Barrios de Chamorro, primera Presidenta de la época neoliberal.

De profesión periodista, esporádicamente escribe o da declaraciones. De bajo perfil público hasta ahora. Es una desconocida a nivel de la población en general, pero se perfila como la posible bendecida de los gringos, por el peso de la figura de su madre, en cuyo expediente está el haber sido la candidata presidencial triunfante de la derecha en las elecciones de 1990, que llevaron a la pérdida del gobierno por el sandinismo.

  • UNAB:
  • Félix Maradiaga.

Ex Director del desaparecido Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), ONG que se encargó de formar política e ideológicamente durante años a jóvenes universitarios que luego se involucraron en el intento de Golpe de Estado, aunque carentes de liderazgo real en el gremio estudiantil.

Maradiaga es por otra parte, un ex funcionario de los gobiernos neoliberales, formado en Estados Unidos y de religión protestante. Considerado como operador de la CIA en Nicaragua, fue una de las caras más visibles en el intento de Golpe de Estado en 2018, y se le vincula a las acciones terroristas más violentas ocurridas entonces, asociado al crimen organizado. Por su perfil deteriorado y desgastado, con tendencia a la sobreactuación rocambolesca, no parece es un candidato potable para los gringos, ya que nunca fue para ellos un “presidenciable”, y no es bien visto por la oligarquía, debido a que no es “de abolengo”.

  • José Antonio Peraza.

Director Ejecutivo de la Asociación de ONGs llamada Movimiento por Nicaragua. Un ilustre desconocido.

  • PLC:
  • Medardo Mairena.

De origen campesino, una de las figuras más visibles del intento de Golpe de Estado en 2018, vinculado a fuertes acciones terroristas que incluyen la masacre de policías en el lugar conocido como El Morrito. Fue detenido y condenado por su responsabilidad en crímenes y violaciones de derechos humanos, y luego beneficiado por el indulto concedido por nuestro Gobierno como contribución a la paz.

Es uno de los dirigentes del llamado Movimiento Anti-Canal, instrumento para la manipulación de la población campesina de la zona por donde está previsto que pase el Gran Canal Interoceánico de Nicaragua.

Evidentemente, jamás será del visto bueno de los gringos como candidato presidencial, ni tendrá el consenso de la derecha.

  • Otros:
  • Miguel Mora.

Periodista golpista, incitador de actos terroristas mediante el uso de fakenews y vinculado directamente al asesinato del Policía Gabriel Vado, previamente torturado y luego quemado vivo por los golpistas. Fue detenido y condenado por tales hechos, y luego indultado como producto de nuestra política de paz y reconciliación.

Este personaje no tiene ninguna posibilidad de convertirse en el candidato presidencial de la derecha, por su absoluta falta de seriedad y carisma, así como su evidente falta de discernimiento, entre muchos otros factores.

6. Última encuesta, de la encuestadora M&R Consultores, de gran prestigio nacional e internacional.

Simpatía política:

FSLN: entre 41.9% y 53.2%

Oposición: entre 8.9% y 9.8%

Con ninguno: 37%

Voto:

FSLN: entre 47.1% y 74.3%

Oposición: entre 6.7% y 22.4%

Ninguno: entre 3.3% y 46.2%

 

Mejor gobierno de los últimos 50 años:

FSLN: 44.8% (16.7% gobierno de los años ochenta / 28.1% gobierno actual)

Violeta Barrios de Chamorro: 19.2%

Anastasio Somoza Debayle: 13.2%

Enrique Bolaños: 12.1%

Arnoldo Alemán: 10.7%

Desde septiembre 2020 las simpatías hacia el FSLN pasaron a ser mayores que el rechazo a todos los partidos, lo cual evidentemente, está vinculado al buen manejo de la pandemia.

 

  • Declaración final

Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo

Reunión virtual ampliada

30 de enero de 2021

Resolución Final

Los partidos y movimientos políticos del Foro de São Paulo realizaron el sábado 30 de enero de 2021, una reunión por videoconferencia en la que hemos debatido la coyuntura política y social de NuestrAmérica y la situación mundial debido a la pandemia del coronavirus.

Hace un año nos llegaban las noticias sobre una nueva enfermedad respiratoria que acometía a las poblaciones de los países de Asia Oriental, principalmente China. Pronto se identificó el agente causador, un nuevo tipo de coronavirus, llamado Sars-CoV-2, y a la enfermedad se denominó COVID-19.

Tenía inicio una pandemia de alcance mundial, como no se veía desde la gripe de 1918, y que ha paralizado la economía de todos los países, poniendo al desnudo los problemas sociales creados por el capitalismo y su forma de desarrollo desigual y parásito.

En América Latina y el Caribe, la propagación de la Covid-19 ha profundizado las desigualdades en la región más desigual del planeta, donde el 30% de la población no tiene acceso a atención médica por razones económicas. Datos preliminares indican que casi 215 millones de personas, cerca del 35% de la población, quedarían en situación de pobreza en 2020, resultado de décadas fallidas de políticas neoliberales. Se estima una tasa de desempleo en la región superior al 10%, sin precedentes, a consecuencia de la pandemia, que disparó a 30 millones la pérdida de empleos el pasado año.

Hemos visto la incapacidad de las empresas de operar durante ese periodo sin la ayuda de sus gobiernos y de los gobiernos neoliberales de atender las necesidades sanitarias de sus ciudadanos. Igualmente, una gran parte de la población se encontró alejada de sus ingresos por empleo formal, trabajo autónomo o informal, no teniendo otra forma de sustento que la ayuda gubernamental, también inestable e insuficiente para garantizar la protección social que demanda la situación de pandemia. Aún más, los sistemas de salud pública, que en la mayoría de los países se deterioraban por el avance de las políticas neoliberales, se encontraron sobrecargados debido al alto número de personas enfermas.

No sin razón, los países que presentaron los mayores éxitos en el combate a la pandemia fueron los que tenían un sistema sanitario público fuerte y un gobierno preparado para ayudar económicamente a su población. Por otro lado, los países donde el neoliberalismo más había avanzado han padecido con los mayores índices de infección y muertes, además de las graves consecuencias económicas.

A lo largo del primer semestre del 2020, hemos visto los gobiernos en una lucha constante para evitar el agravamiento del escenario en sus respectivos países. Vimos también algunos gobiernos buscando enemigos externos para justificar la situación, ocultando su propia incapacidad.

La búsqueda de enemigos externos llevó al gobierno de Estados Unidos de América, bajo la administración de Donald Trump, a seguir recrudeciendo los bloqueos y medidas económicas coercitivas unilaterales a diversas naciones, obstaculizando su desarrollo económico e impidiendo sus accesos a materiales básicos para combatir la pandemia. En Latinoamérica y el Caribe, son los casos de Cuba, Nicaragua y Venezuela, el blanco de los bloqueos y agresiones económicas impuestos por el imperialismo estadounidense.

En su contra, recordamos nuestra exitosa campaña mundial “BloqueoNoSolidaridadSí”, en la que demandamos el levantamiento de los bloqueos y demás agresiones contra los diversos países por cuestiones humanitarias, para que pudieran adquirir los materiales sanitarios y alimentos para ayudar a su población en ese momento singular de nuestra historia.

Durante el segundo semestre, las pesquisas para la vacuna contra la COVID-19 fueron el centro de las atenciones mundiales. En ningún momento histórico anterior vimos un compromiso científico y económico tan obstinado por un desarrollo sanitario en carácter global. La llegada de las primeras vacunas al final del 2020 levantó alguna esperanza para el año que entraba, con promesas iniciales de una recuperación económica y social. Destacamos especialmente el desarrollo de la vacuna Soberana 02 de la hermana República de Cuba, que ya anunció su capacidad de producción de cerca de 100 millones de dosis para este año.

Sin embargo, el 2021 se inicia con el resurgimiento de la pandemia a nivel mundial, pero especialmente en países europeos, Norteamérica y Latinoamérica, principalmente en Brasil. La economía mundial atraviesa una profunda crisis; se agota el modelo neoliberal, que comanda la financiarización de la economía. El neoliberalismo sigue atacando los derechos sociales y realizando privatizaciones, pero se ha mostrado incapaz de responder a esta crisis, agravada por la COVID-19.

En todo el mundo, la necesidad de abordar la pandemia volvió a poner en la agenda del 2020 la cuestión del papel del Estado, propagado por los neoliberales como una entidad que obstaculiza el desarrollo económico de los países. Innúmeros gobiernos, incluidos los de perfil neoliberal, adoptaron medidas para fortalecer el Estado, llegando incluso al anuncio del presidente electo de EUA, Joe Biden, de que utilizará una ley militar de la época de la Guerra de Corea para definir las prioridades de producción de la industria de insumos, en términos de qué producir y en qué cantidades, para garantizar la inmunización de la población estadounidense contra la COVID-19.

Hay profundos cambios geopolíticos en el escenario internacional. Desde la relativa caída de la hegemonía estadounidense en el escenario mundial (que aún tiene un inmenso poder económico y militar), agravada por la postura aislacionista y unilateralista de la administración Trump, hasta el ascenso de China como país que luchó con éxito contra la pandemia y rápidamente retomó sus perspectivas de crecimiento económico, además de iniciativas multilaterales como la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés), que incluye a 15 países asiáticos y parte de Oceanía, a partir de noviembre de 2020, y el Acuerdo de Inversión con la Unión Europea, en diciembre de 2020, que dará a las empresas europeas un mayor acceso a los mercados chinos, entre otros.

Para nuestros partidos, el escenario latinoamericano y caribeño demanda aún más atención. Esta es la región del mundo donde, a pesar de la brutal contraofensiva conservadora y neoliberal que derrotó a gobiernos y líderes populares -con golpes parlamentarios, judiciales, mediáticos e incluso militares-, la resistencia al neoliberalismo es muy fuerte y se mantiene firme.

Tuvimos importantes victorias electorales en México (2018) y Argentina (2018), seguidas de una estupenda y popular victoria electoral en Bolivia en el 2020. Este febrero de 2021, en Ecuador, son cada vez más reales las posibilidades de una victoria electoral de la Revolución Ciudadana, movimiento heredero del expresidente Rafael Correa, que exitosamente gobernó el país años atrás. Se consolidan diversos levantamientos y movilizaciones populares, como en Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Perú. La República Bolivariana de Venezuela, con todo el cerco económico, mediático y militar del imperialismo, sigue su resistencia y en diciembre de 2020 logró realizar elecciones parlamentarias, que comienzan a dar frutos con las perspectivas de diálogo y concertación a través de la instalación en la nueva Asamblea Nacional de una “Comisión Especial de Diálogo, Reconciliación y Paz” para todos los venezolanos y venezolanas.

Cuba, nuestra querida Isla revolucionaria, a pesar de la intensificación del bloqueo, las medidas coercitivas unilaterales y la escalada de la hostilidad del imperialismo norteamericano contra la isla, presenta uno de los mejores desempeños de la región en el combate contra la COVID-19, con avances en el desarrollo científico y tecnológico reflejados en la producción de los candidatos vacunales Soberana 01, Soberana 02, Mambisa y Abdala; además de medicamentos que ayudan a tratar la enfermedad -como el interferón alfa-2b, producido en la fábrica chino-cubana Chang-Heber-, y también envía sus brigadas médicas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve” a todo el mundo para ayudar con la atención a los pacientes con coronavirus.

Por cierto, no se puede dejar de mencionar y saludar con mucho énfasis la postura solidaria y humanista de Cuba y Venezuela hacia países y pueblos en relación con la lucha contra la COVID-19. El ejemplo más reciente es el envío de una carga de oxígeno desde el gobierno de Nicolás Maduro para la población del estado brasileño de Amazonas, que sufre y se asfixia en los hospitales locales, además de 107 médicos egresados ​​de la Escuela Latinoamericana de Medicina en Caracas, que se pusieron a disposición del gobierno de ese estado. El internacionalismo de la Revolución Cubana ha llegado a 40 países y territorios, donde 56 Brigadas del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve”, integradas por 4450 profesionales cubanos, han prestado su ayuda en el enfrentamiento a la pandemia. Este esfuerzo se sumó a los de más de 28 mil colaboradores de la salud de la isla que ya prestaban servicios en 58 países.

La pandemia expuso también los problemas generados por la continuidad del colonialismo en nuestra región, al dejar sin asistencia a los diversos territorios caribeños que siguen colonizados y no tuvieron acceso a ningún tipo de ayuda por parte de las naciones colonizadoras.

Debemos avanzar en nuestras acciones y demandas por la independencia de todas las naciones americanas que aún se encuentran bajo un poder externo. Solamente con la soberanía plena de todas estas naciones lograremos construir una América Latina y el Caribe unidos y con un objetivo común de paz y solidaridad. Se hace cada vez más necesaria nuestra unión para rechazar estas políticas neocolonialistas y colonialistas y avanzar en la construcción de una región latinoamericana y caribeña verdaderamente libre y soberana.

El Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo expresa su apoyo a los gobiernos conducidos por fuerzas populares y progresistas, comprometidas con el bienestar de los pueblos, en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, México y Argentina.

Condenamos el bloqueo económico que durante seis décadas y de manera arbitraria, contra la voluntad expresa de la comunidad internacional, impone EUA a Cuba casi desde el triunfo de la Revolución en ese país, a pesar de lo cual la Revolución Cubana se sigue consolidando y Cuba se ha venido desarrollando con su modelo de bienestar social y poder popular que es ejemplo ante el mundo, además de brindar su ejemplar solidaridad a muchos otros pueblos. Asimismo, repudiamos la inaudita inclusión de Cuba por parte de EUA, en la lista de países promotores del terrorismo, cuando es Cuba precisamente uno de los países que han sido víctimas de las acciones terroristas impulsadas por diferentes administraciones en EUA, país que es verdaderamente el gran terrorista mundial, mientras Cuba lleva a los pueblos amor, salud, educación, razón por la que el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve” ha sido nominado para el Premio Nóbel de la Paz, iniciativa que respaldamos firmemente.

Condenamos la guerra económica impuesta por EUA a Venezuela, país donde la Revolución Bolivariana impulsa desde inicios de este siglo, un proceso de transformaciones sociales que ha reivindicado los derechos del pueblo y que, a pesar del asedio imperial, continúa avanzando.

Condenamos las agresiones económicas que de manera sistemática ha venido poniendo en práctica EUA contra Nicaragua, donde se desarrolla un modelo de justicia social en beneficio de las grandes mayorías, que tuvo sus inicios con el derrocamiento de la dictadura somocista en 1979, viéndose interrumpido diez años después, con casi dos décadas de gobiernos neoliberales, y retomando finalmente su rumbo con el regreso del sandinismo al poder desde 2007, restituyéndose desde entonces los derechos conquistados por el pueblo con la Revolución Popular Sandinista, que continúa en pie y consolidándose cada vez más.

Condenamos los asesinatos de líderes, lideresas y excombatientes de Colombia, todos los atentados contra la paz, y exigimos la salida de las tropas de EUA del territorio colombiano y la desmilitarización de América Latina y el Caribe.

Condenamos la escalada neofascista de Nayib Bukele, presidente de El Salvador, marcada por la toma militar de la Asamblea Legislativa el 9 de febrero del 2020, la represión en medio del COVID, la corrupción en medio de la pandemia con las compras de suministros para combatirla, las violaciones de la Constitución al emitir decretos que sobrepasan sus atribuciones ejecutivas, el uso de la Fuerza Armada y la PNC para uso en su beneficio en el proceso electoral actual y su ambición desmedida del poder total, buscando el control de la Asamblea Legislativa en las elecciones del 28 de febrero.

Recordamos que en El Salvador continúa la persecución política disfrazada de procesos judiciales, por lo que nos solidarizamos con el FMLN y el pueblo salvadoreño ante esta situación. Condenamos las acusaciones del presidente salvadoreño sobre fraude en las próximas elecciones, sabedor que el sistema electoral de país está diseñado para que ningún partido político pueda lograr un control total de la Asamblea Legislativa, adelantando su objetivo de mantener su posición de que hubo fraude y por esa razón no logra el control total.

El Grupo de Trabajo del Foro São Paulo expresa su solidaridad con el pueblo haitiano en su lucha permanente contra la intervención de fuerzas externas, por justicia social y por democracia popular. Apoyamos las reparaciones al pueblo haitiano por las Naciones Unidas por la pérdida de vidas y otras formas de devastación causadas por el brote de cólera en Haití. Exigimos que el régimen de Moïse y del imperialismo estadounidense respete la constitución haitiana al convocar elecciones libres y consistentes con la Ley Mayor.

Apoyamos a las fuerzas populares que en el ámbito político electoral darán la batalla este año por obtener mayores espacios desde los cuales impulsar las grandes transformaciones sociales que demandan nuestros pueblos, a través de elecciones generales en Ecuador, Perú, Nicaragua, Honduras y Chile, país este último en el que también se elegirán autoridades locales y los delegados de la Convención Constitucional; elecciones locales en Bolivia; y elecciones legislativas en El Salvador, México y Argentina. Del triunfo de las fuerzas de izquierda en estos procesos dependerá la continuidad de los gobiernos favorables a los intereses populares en eses países, donde por otra parte, confiamos plenamente en el triunfo de las fuerzas populares gobernantes.

En todos los casos, consideramos que es fundamental la unidad de las fuerzas populares y progresistas, comprometidas con las grandes transformaciones sociales que impulsamos, y la construcción de alianzas que hagan posible generar consensos alrededor de los aspectos más importantes vinculados con la mejoría en las condiciones de vida de nuestros pueblos, en el marco de procesos que conduzcan hacia mayores y crecientes espacios de protagonismo popular en el ejercicio del poder político y económico. En este sentido, se puede dejar de mencionar y saludar con mucha alegría los 50 Años de fundación del partido Frente Amplio de Uruguay que se cumplen ese 2021. La unidad como valor estratégico de todos los partidos del Foro de São Paulo encuentra en Frente Amplio de Uruguay una de las más fuertes inspiraciones en esta jornada.

Proclamamos que, en la actual coyuntura, el Foro de Sao Paulo se constituye en una herramienta fundamental para la reflexión política, la generación de opinión y el desarrollo de acciones para el fin de la pandemia, con sentido de amplitud y una profunda visión de justicia social, respetando nuestros orígenes diversos, nuestras identidades ideológicas, nuestros valores fundacionales y nuestros métodos de lucha bajo la concepción de que la unidad antiimperialista es la táctica y la estrategia de la victoria.

Reiteramos las consideraciones emanadas por el Grupo de Trabajo en mayo de 2020:

– Que la COVID-19 constituye un desafío mundial, que no distingue fronteras, ideologías o niveles de desarrollo;

– Que para enfrentar la dimensión de la crisis actual es necesaria la solidaridad, la integración y la cooperación internacional, por encima de las diferencias políticas;

– Que se debe priorizar la vida y la salud de las personas, por encima del mercado, y, por tanto, es imprescindible definir políticas nacionales para garantizar la soberanía y seguridad alimentaria de nuestros pueblos;

– Que se confirma la necesidad de priorizar permanentemente la inversión en la salud pública, asumiendo este servicio como un derecho de los seres humanos y no una mercancía;

– Que los efectos de la pandemia por el nuevo coronavirus han sido especialmente crueles para las mujeres, que en AL&C son la mayoría de los trabajadores de salud, encabezan una gran parte de los hogares en Nuestra América, y representan el 60% de la fuerza laboral del sector informal y autónomo; sin olvidar de la situación de violencia doméstica, que es una realidad en cuarentenas en todo el mundo y puede ser aún más grave en América Latina;

– Que el neoliberalismo ha demostrado, una vez más, su fracaso como modelo social y que es imprescindible el desempeño protagónico y eficaz del Estado en función de los intereses nacionales y la protección de los más vulnerables;

– Que la defensa de América Latina como Zona de Paz es garantía de la estabilidad de la región y condición esencial para las acciones mancomunadas en el enfrentamiento a la pandemia.

 

  • Resolución del Grupo de Trabajo el Foro de Sao Paulo sobre la pandemia en el mundo: por la vida, la salud y la paz en el mundo.

Ante la excepcionalmente grave situación en que se encuentra la totalidad de la población mundial, en términos de salud por la pandemia de COVID-19 y por la agudización de la crisis económica y financiera global;

Teniendo en cuenta la actitud de ciertos países capitalistas desarrollados y de las grandes farmacéuticas de acaparar la producción de vacunas, cercenando la posibilidad de su adquisición por el resto de los países y particularmente los países más pobres;

Que esa actitud evidencia la irracionalidad del capitalismo neoliberal, en tanto que si la enfermedad no es erradicada de todo rincón del planeta nadie estará a salvo de nuevas olas y mutaciones;

Y advirtiendo finalmente que, además, en ciertos países se excluyen de la vacunación poblaciones enteras, como es el caso de Israel, en que se excluye en forma racista y genocida a la población palestina:

Reclamamos a todos los líderes mundiales reunidos en el ámbito adecuado y sin exclusiones, a comprometerse, expresa y formalmente, en acuerdos de cooperación y complementariedad, y a establecer mecanismos internacionales y regionales eficaces para:

 

1) Garantizar la producción y distribución de insumos para uso médico en la atención de pacientes con Covid19, de modo que estos lleguen a todos y todas, elaborando para ello un plan y una estrategia mundial única aprobado por la OMS

2) Garantizar la producción de las vacunas probadas científicamente contra el coronavirus y de cualquier tipo de medicamento preventivo y/o curativo respecto de dicha enfermedad, aprobado por las autoridades sanitarias mundiales y con distribución gratuita

3) Declarar que las vacunas son bien públicos de la humanidad, y que los laboratorios de los distintos países tienen que trabajar en conjunto para el perfeccionamiento de las vacunas existentes y el establecimiento un plan de producción y distribución que no se atenga a las patentes o derechos de propiedad sino al interés y necesidades de toda la humanidad.

4) Generar un plan mundial de ayuda económica hasta la salida de la crisis sanitaria y económica que garantice, a todos los habitantes que lo necesiten, una renta para que puedan acceder a los insumos básicos de agua potable, alimentos, medicación, educación, vestimenta y vivienda.

5) Pactar la suspensión, por un período a determinar, de todo pago de la deuda externa soberana de los países considerados “en vías de desarrollo” o económicamente vulnerables.

6) Mantener la paz mundial, des-escalando los conflictos existentes y evitando el surgimiento de cualquier otro, cesando todo bloqueo económico o política de aislamiento a países de la región y optando en todos los casos por las negociaciones y los acuerdos.

¡Por la vida, la salud y la paz en el mundo!

 

  • Declaración del Foro de São Paulo: El Rol transcendental de la CELAC en Nuestra América

Nunca se habían dado circunstancias que requirieran con tanta urgencia la coordinación general de acciones y de cooperación solidaria dentro de un plan común entre todos los pueblos y países. Ni el virus ni las gravísimas consecuencias económicas que genera la lucha contra el mismo, respetan fronteras nacionales, sino que se comportan respecto de la región como el todo geográfico y demográfico que es en la realidad. Nunca quedó tan clara la necesidad de un proceso de integración regional en clave de Patria Grande que permita hacer frente en conjunto a los desafíos que el escenario nos impone, como siempre el Foro de Sao Paulo ha propugnado. De tal modo que el accionar político en respuesta de estos gravísimos males debe ser contundentemente unitario, solidario, cooperativo y políticamente unívoco y sin exclusiones.

Urge entonces la inmediata conjunción de esfuerzos y, siendo la CELAC el organismo por excelencia de reunión y de acuerdos de todos los países de la región con similitudes culturales e idiomáticas, en términos generales, con una historia común de padecimiento de la dependencia y el colonialismo y sobre todo con situaciones económicas de similar precariedad y amenazadas todas por los mismos grupos financieros depredadores internacionales de nuestras economías.

Los partidos políticos de América latina y el Caribe integrantes del Foro de San Pablo CONVOCAMOS a todos los gobiernos de los países de la región nuestro-americana REALIZAR todos los esfuerzos PARA LOGRAR un plan común de acción por medio del organismo multilateral por excelencia de Nuestra América, que es la CELAC. Como SEÑALAMOS EL 2020 a inicios de la pandemia “para enfrentar la dimensión de la crisis actual es necesaria la solidaridad, la integración y la cooperación internacional por encima de las diferencias políticas”.

Es una hora crucial para el mundo, y en especial para América Latina y el Caribe, y la CELAC, surgida bajo los más transcendentales principios de la soberanía, de la paz y de la integración de Nuestra América, es un camino que puede conducir A nuestros pueblos al fin de la pandemia del Coronavirus y ASÍ hacer frente a los gravísimos efectos económicos que se están produciendo.

¡Patria Grande ya!

¡Viva el Foro de San Pablo!

¡Viva Nuestramerica!

 

  • Resolución aprobada por el Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo respecto al proceso electoral en la República de Ecuador

El Foro de Sao Paulo, que agrupa a los partidos políticos de América Latina y El Caribe, reunido el 30 de enero de 2021 aprobó la siguiente Resolución sobre el venidero proceso electoral en la República del Ecuador:

El Grupo de Trabajo del FSP, expresa su preocupación por la falta de garantías democráticas respecto al proceso electoral de Ecuador, que tendrán lugar el 07 de febrero próximo, para que se desarrolle de manera libre y transparente y que pueda permitir al pueblo ecuatoriano decidir soberanamente por su destino, ya que 13 millones de ecuatorianas y ecuatorianos concurrirán a las urnas para elegir presidente de entre 16 aspirantes.

Exigimos el respeto a la democracia en la toma de decisiones por parte de las autoridades del Consejo Nacional Electoral de Ecuador, quienes deben asumir la defensa de su fuero, autónoma e imparcialidad.

El Foro de Sao Paulo estará vigilante y presente en Ecuador por medio de dirigentes partidarios de los miembros del Foro de Sao Paulo, desplegando una permanente observación internacional sobre el proceso electoral a fin de que los derechos y la voluntad de la ciudadanía ecuatoriana que se manifieste en las urnas, sea respetada.

Los pueblos latinoamericanos y caribeños seguimos en la lucha por la democracia, la soberanía, por la paz y por el retorno de Ecuador como un proceso de justicia social y de esperanza.

São Paulo, 30 de enero del 2021.

 

  • Declaración del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo ante el conflicto bélico en el Sahara Occidental

1.El Foro de Sao Paulo se solidariza con la justa lucha del pueblo Saharaui por su descolonización, autodeterminación y el respeto a su independencia, encabezada por su organización, el Frente Polisario.

  1. El rompimiento unilateral del cese al fuego por parte de Marruecos en noviembre de 2020, desencadenó nuevamente la guerra en el Sahara Occidental, agudizado por décadas de estancamiento del proceso de Paz, tras el cese del fuego de 1991 entre el Frente Polisario y Marruecos, lo que debió concretarse en un Referéndum de Autodeterminación para el pueblo saharaui.
  2. Mientras cada año el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, aborda la descolonización pendiente del Sahara Occidental y la Asamblea General de la ONU, proclama que nos encontramos en la Cuarta Década por la descolonización total en el mundo y el pueblo Saharaui ha seguido pacientemente apostando por la paz, el derecho internacional es pisoteado y los acuerdos internacionales para garantizar la autodeterminación de ese pueblo han sido bloqueados sistemáticamente durante tres décadas. Todo aquello, se produjo debido a las reiteradas violaciones de Marruecos, a la inacción e incapacidad de la ONU y la complicidad de gobiernos de Francia y España, al no asumir su responsabilidad como ex potencia colonial en el Sahara Occidental, el gobierno) a la que se suma el imperialismo estadunidense del saliente presidente Donald Trump, reconociendo unilateralmente una ilegal soberanía a Marruecos sobre el Sahara Occidental, como canje para asegurar la “normalización” de relaciones entre la monarquía marroquí e Israel en detrimento del pueblo palestino.
  3. La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) ha fracasado en su rol de asegurar la paz y el cese al fuego y ha sido incapaz de garantizar el cumplimiento del Plan de Arreglo vía la realización del Referéndum de autodeterminación.
  4. La solución de este conflicto político y militar pasa porque la ONU asuma sin ambigüedades ni subordinaciones a las grandes potencias su rol de hacer respetar la legalidad internacional para garantizar la descolonización y la paz duradera en el Sahara occidental y asegurar la realización inmediata del referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui.
  5. Condenamos la represión y la persecución que desatan las fuerzas de ocupación del Reino de Marruecos contra el pueblo Saharaui en territorio ocupado ilegalmente y llamamos a la comunidad internacional a movilizarse exigiendo el respeto a los derechos humanos.
  6. Demandamos de la Unión Europea y las empresas transnacionales que participan en el saqueo de los recursos naturales existentes en el Sahara Occidental—Patria y patrimonio del pueblo Saharaui—que cesen inmediatamente toda operación allí.

Llamamos a los pueblos del mundo, a las fuerzas políticas de izquierda, progresistas y movimientos sociales y populares de América Latina y el Caribe, y en particular a la CELAC yALBA, a la Unión Africana y al Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) a asumir una clara y activa solidaridad con la lucha contra el colonialismo y el derecho inalienable a la autodeterminación del pueblo saharaui conducido por su único y legítimo representante el Frente Polisario.

30 de enero de 2021.

 

  • Plan de Acción para el 2021
  • Participar del 5º SEMINARIO VISIONES COMPARTIDAS DESDE LA IZQUIERDA (FSP-PIE) el 06 de febrero y seguir fortaleciendo a partir de las propuestas debatidas en este seminario.
  • Apoyar el Foro virtual Latinoamericano y Caribeño de Amistad y Solidaridad con el pueblo saharaui, que organizan el próximo 25 de febrero de 2020, la Cancillería de la República Bolivariana de Venezuela, la embajada de la RASD en Venezuela, Fundación Sáhara Libre y la Brigada Venezolana de Solidaridad con el Sáhara Occidental.
  • Participar de la Semana de Acción feminista y anti-imperialista de la Jornada Mundial Anti Imperialista, de 8 a 13 de marzo de 2021
  • Realizar una Campaña Mundial #VacunaYaPara[email protected], empezando con una Conferencia Pública virtual promovida por el Foro de São Paulo, en marzo, acerca del combate al COVID y los esfuerzos de Cuba en el área biotecnológica, con enfoque especial a los candidatos vacunales desarrollados por Cuba;
  • Promover la adhesión de firmas a la “Declaración de las Organizaciones Internacionales asistentes a la Segunda Asamblea Nacional Extraordinaria del Partido COMUNES de Colombia (enero 2021)”, de los acompañantes solidarios del Acuerdo de Paz
  • Realizar la Jornada continental de solidaridad y en rechazo a los asesinatos de líderes, lideresas y excombatientes de Colombia – 9 de abril de 2021
  • Profundizar la lucha y las iniciativas contra los bloqueos y medidas económicas unilaterales por medio de campañas mundiales, acciones junto a los órganos multilaterales, parlamentos regionales, movimientos sociales y sindicales. Retomaremos la campaña #BloqueoNoSolidaridadSi el 16 de abril de 2021, por ocasión del VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, coincidiendo con el 60 aniversario de la victoria en Playa Girón y de la proclamación del carácter socialista de la Revolución Cubana con fecha de cierre el 1ro de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.
  • Realizar tuitero mundial en fecha cercana a los días 4 y 5 de mayo durante la votación de la Resolución contra el bloqueo en la Asamblea General de las Naciones Unidas exigiendo su suspensión
  • Seguir e intensificar la campaña Nobel de la Paz para el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve”
  • Acompañar y fortalecer las luchas de los pueblos contra el neoliberalismo y el imperialismo, sea por medio de apoyos a los procesos electorales, sea por medio de apoyo a las movilizaciones de los pueblos de la región, sea apoyando los gobiernos populares y progresistas de la región.
  • Priorizar el trabajo conjunto para recuperar y avanzar y en la integración regional de nuestros pueblos de América Latina y el Caribe, profundizando acciones frente a la CELAC y UNASUR, ampliando la diplomacia de los pueblos, impulsando la cooperación de salud y la prevención conjunta frente a la pandemia, la lucha política y social por la integración, comercio justo y soberanía alimentaria.
  • Apoyar la Campaña Internacional por Impuesto a la riqueza y a las grandes fortunas.
  • Apoyar y difundir las iniciativas de la Asamblea Venezolana y del Gobierno del Presidente Maduro sobre la Comisión Especial de Diálogo, Reconciliación y Paz.
  • Realizar campaña mediática por el fin del colonialismo y en favor de la independencia de Puerto Rico 23 de septiembre de 2021
  • Por ocasión del próximo Encuentro Anual del Foro de São Paulo, cuando posible realizarlo, conmemorar los 50 Años del Frente Amplio de Uruguay, en dedicación a los esfuerzos por la Unidad, considerando que es fundamental la unidad de las fuerzas populares y progresistas, comprometidas con las grandes transformaciones sociales que impulsamos.
  • Actualizar el documento “Consenso de Nuestra América” a la luz de los nuevos desafíos y del nuevo escenario internacional, por medio de comisión de trabajo del GT, para ser debatido a lo largo del segundo semestre del 2021 en los ámbitos del Foro.
  • Seguir fortaleciendo los esfuerzos de la Red de Comunicadores del Foro, el trabajo de comunicación de las redes sociales del Foro y el trabajo formativo y de difusión de la UICOM Venezuela.


Procesos electorales:

– 7 de febrero: nacionales en Ecuador
– 28 de febrero: legislativas en El Salvador
– 7 de marzo: subnacionales en Bolivia
– 11 de abril: locales en Chile + Constituyentes
– 11 de abril: nacionales en Perú
– 9 de mayo: segunda vuelta para gobernadores en Chile
– 6 de junio: federales y estadales en México
– 4 de julio: primarias presidenciales en Chile
– 8 de agosto: primarias en Argentina
– 10 de octubre: municipales en Paraguay
– 24 de octubre: legislativas en Argentina
– 7 de noviembre: nacionales en Nicaragua
– 21 de noviembre: nacionales en Chile
– 28 de noviembre: generales en Honduras
– 19 de diciembre: segunda vuelta para presidente en Chile