“Toda solidaridad con el pueblo brasileño y el ex-Presidente Lula”, por el Grupo de Trabajo del Foro de São Paulo

Resolutivo del GT – FSP

 Toda solidaridad con el pueblo brasileño y el ex-Presidente Lula

 Los Partidos y organizaciones del Foro de São Paulo expresan su solidaridad irrestricta con el Brasil, y el gobierno nacional de la Presidenta Dilma Rousseff y el ex-Presidente Lula.

La ofensiva conservadora, de carácter continental, asume cada vez más abiertamente un carácter nítidamente golpista, sea por el uso de instrumentos como el terrorismo económico, la

violencia, la fraude, sea atentando contra la propia democracia. Estos intentos antidemocráticos y golpistas en Brasil tienden también, a modificar la política exterior brasileña en su relación con los BRICS, CELAC, UNASUR, Mercosur, etc, infringiendo un duro golpe al proceso de integración alternativo y, especialmente en América Latina y El Caribe, en donde Brasil ha jugado un papel importante en los propios procesos de integración regional.

En el Brasil, una alianza entre los partidos reaccionarios y neoliberales, la media empresarial, el capital financiero, sectores del aparato judicial y policial, tratan de perpetrar un golpe mediático-judicial, a través de la manipulación sin pudor de una investigación sobre corrupción en la empresa estatal de petróleo brasileña, la Petrobras, buscando fomentar el caos, derribar a la Presidenta legítimamente electa, Dilma Rousseff, así como criminalizar al Partido dos Trabalhadores y sus aliados.

Un nuevo y osado paso en este sentido fue dado el 04 de marzo cuando, ignorándose derechos individuales consagrados por la Constitución Nacional, el ex-Presidente Lula fue conducido coercitivamente por la Policía Federal para, bajo falsos pretextos, aclaraciones sobre supuestas acusaciones. El Instituto Lula tuvo su sede invadida por la policía. Tan grave violación a principios básicos llevó juristas de diversos matices a apuntar que, o estos abusos y parcialidades tienen fin, o el propio esqueleto que sustenta las garantías y libertades de los ciudadanos estará en riesgo.

El Grupo de Trabajo del FSP, reprueba esa acción ilegal y arbitraria en contra del ex Presidente Luis Inácio Lula Da Silva, al ser un agravio al Estado de Derecho y en sí, un agravio al pueblo brasileño. Lula, idealizador y fundador del Foro de São Paulo, fue, junto con Chávez, Fidel, y Néstor Kirchner, uno de los responsables por la nueva y avanzada fase de la integración de nuestro continente. Gracias a las políticas que Lula lideró, millones de brasileños salieron de la miseria, miles conquistaron la oportunidad inédita de frecuentar la enseñanza superior, entre otras conquistas.

Estos intentos antidemocráticos y golpistas en Brasil tienden también a modificar la política exterior brasileña en el BRICS, CELAC, UNASUR, MERCOSUR etc., infligiendo un duro golpe al proceso de integración alternativa y especialmente en América Latina y El Caribe.

Por todo ello, Lula es hoy el mayor líder popular del Brasil y respetado en todo el mundo. Eso no le perdona la derecha partidaria, policial y judicial y la media hegemónica que les soporta mediante el acoso e incesante intento de destrucción del liderazgo del ex-Presidente Lula y del proyecto popular iniciado en el Brasil en 2003, sin embargo, no les será fácil de ser implementado, pues el propio 4 de marzo, miles de demócratas y patriotas por todo el país improvisaron actos en las calles y sindicatos, que asumieron carácter masivo, mostrando que la resistencia está creciendo.

Los partidos y organizaciones del Foro de São Paulo, al mismo tiempo que expresan su solidaridad, tienen confianza en la capacidad de lucha del pueblo brasileño, que no permitirá que los golpistas prosperen en sus intentos de solapar la democracia para atacar los derechos sociales, la soberanía nacional y la integración solidaria de América Latina y El Caribe.

En consecuencia, el Grupo de Trabajo acuerda articular de todas las maneras posibles, la solidaridad internacional por todos los medios según las condiciones en cada país,

para manifestar nuestro respaldo a Dilma y a Lula, iniciando el próximo día 18 de marzo de 2016 y de cara a las acciones convocadas en Brasil el 31 de marzo del mismo año.

 ¡Lula, los pueblos de América Latina y El Caribe están contigo!