El Partido del pueblo de Panamá, a través de este comunicado, llama la atención de la nueva vuelta ascendente de la espiral de conjuras y acciones de la derecha fascista venezolana.
Las últimas noticias que nos llegan de Venezuela nos recuerdan viejos episodios de una saga ya conocida, “Las Revoluciones de colores”. Este guion de la acción contrarrevolucionaria, ya la vimos en el Chile de Allende, en la otrora Yugoslavia de Tito, en la Libia de Gadafi, Siria y más recientemente Ucrania.
El accionar contra los regímenes que les son incomodos a las fuerzas hegemónicas de la reacción mundial, siguen un patrón, que en términos generales, se repite en todos los países donde estas llamadas “Revoluciones” han tenido lugar, a saber- Manifestaciones pacíficas, provocaciones, la aparición de las primeras víctimas, el envío al país victimizado de “emisarios democráticos“ venidos de los centros de poder, enfrentamientos armados generalizados, la toma de edificios gubernamentales, formación de órganos de poder paralelos , guerra civil y por último, formación de gobiernos títeres.
Las nuevas medidas económicas del gobierno venezolano, llamadas a proteger el conjunto de logros de avanzada obtenidos a lo largo de la existencia de la Revolución Bolivariana dirigida inicialmente, por el presidente Hugo Chávez, y las cuales hoy tienden a ´perfeccionarse como consecuencia de la acción coordinada de las naciones en el seno de la CELAC, ha despertado las alarmas de fuerzas de derecha, tanto a lo interno como en el plano internacional, que consideran que es necesario efectuar rápidamente maniobras desestabilizadoras que impidan el fortalecimiento de esas realizaciones progresistas por lo cual la evolución de la presente situación está marcada por el ritmo angustioso de la desesperación de estas fuerzas de la derecha continental.
En la historia reciente, los pueblos de estos países que de alguna manera decidieron ser dueños de su propio destino, han pagado precios muy altos, en términos de muertes y destrucción, por la aplicación de estas políticas resumidas en los términos de las llamadas “Revoluciones de Colores”. Al inicio, cuando era poco conocido que estos fenómenos respondían a una trama muy bien definida de antemano, muchas fuerzas progresistas y revolucionarias del mundo fueron sorprendidas, y de alguna manera neutralizadas, pues existía la creencia que en gran medida la asonada era el producto, fundamentalmente, de errores cometidos en el desarrollo, de los procesos revolucionarios. Así nos sorprendieron en Chile, Yugoslavia y Libia.
Hoy en día ya no hay sorpresas, los pueblos en lucha por un mejor porvenir, por suerte aprendieron la lección de que detrás de todos estos movimientos, aparentemente inocentes, se esconden los intereses de las grandes transnacionales, a través del capital financiero, que no permiten que el usufructo de las riquezas nacionales conlleve al desarrollo de sus propios pueblos.
Los demócratas, revolucionarios y patriotas panameños, más allá de nuestras visiones ideológicas particulares, no podemos ni debemos ser indiferentes a lo que hoy ocurre en Venezuela, pues la suerte de esos hermanos que defienden a la Revolución Bolivariana es nuestra propia suerte. En esta hora no hay excusas para no manifestar nuestra solidaridad con los hermanos venezolanos que hoy luchan por impedir que las fuerzas de los violentos, los impacientes y los interesados en torcer el camino de la Revolución Bolivariana, se hagan del poder mediante un golpe de Estado.
Por la razones anteriormente expuestas, el Partido del Pueblo de Panamá llama a todos los panameños y panameñas, interesados en que nuestro desarrollo este en correspondencia con el interés nacional, a defender el derecho del Pueblo venezolano a escoger el camino de su desarrollo sin la injerencia de fuerzas exógenas, que a fin de cuenta, no les interesa el destino ni la suerte de ese país, como le ocurrió a Panamá en el 89, cuando los Estados Unidos de manera directa, nos impusiera a sangre y fuego un modelo de desarrollo político y económico, el cual, como es sabido por todos y más allá de las ilusiones de su bondad que se nos vende a través de la propaganda, nos ha llevado a una situación de mayor pobreza con el respectivo deterioro de los indicadores de salud pública, educación y seguridad ciudadana., entre otras.
VIVA LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA DE VENEZUELA
Ing. Ivanor Ruiz D., responsable a.i.
PRESIDIUM DEL PARTIDO DEL PUEBLO DE PANAMÁ
Ciudad de Panamá