Situación de los campesinos de Curuguaty injustamente …

La investigación de los sucesos de Curuguaty de junio de este año sólo se dirige al conjunto de los campesinos que permanecían en el asentamiento. Existen 12 o más detenidos, todos de ese origen, y casi medio centenar de órdenes de captura.
Son 12 presos en busca de justicia y libertad. Ellos son víctimas de una persecución política y están sometidos a un proceso lleno de irregularidades, sin pruebas que sustenten su detención y procesamiento, conforme el informe de la Plataforma de Estudio e Investigación de Conflictos Campesinos (PEIC).
54 días de huelga de hambre: cinco presos y presas por el caso Curuguaty realizan huelga de hambre hace 54 días, decididos/as de ir hasta la muerte si la Fiscalía y la Justicia no escuchan sus versiones y no corrige irregularidades e injusticias en la causa
Una fuerte custodia policial, con al menos 6 efectivos policiales, se pudo observar en el hospital
Nada se hace institucionalmente para esclarecer el accionar de los funcionarios judiciales y policiales involucrados. No merece ninguna confianza el proceso a cargo de los actuales responsables de la justicia en el país.
Varios campesinos detenidos con vida por la policía aparecieron muertos. Es decir, hubo ejecuciones extrajudiciales, y el fiscal Rachid se niega a investigar esto.
Cuestionamientos al fiscal:
– dudas sobre la imparcialidad, dada la pública amistad entre su padre y el empresario Blas N. Riquelme
– Rachid sólo se aferró a la hipótesis de que los campesinos y campesinas comenzaron la matanza a partir de una emboscada a la policía, descartando seguir otras líneas de pesquisa, como la presencia de francotiradores infiltrados o que los policías empezaron los disparos
– polémica sobre un video que reproduce una entrevista al fiscal, donde el asegura que en el escenario de la masacre no se encontraron vainillas de metralletas o armas de guerra (hipótesis que implica directamente a campesinos)
– ese mismo video seguidamente muestra cómo un diputado de uno de los partidos que se sumó al golpe de Estado a Fernando Lugo entrega a Rachid en propias manos varios cartuchos de armas que se utilizaron, entre las que se pueden apreciar algunas de calibre M-16 (con estas pruebas se implica la presencia de francotiradores o uso de armas de guerra por parte de la policía, que prueba que no fueron al campamento campesino a “dialogar”, como afirman la Policía y la Fiscalía)
– en una segunda entrevista al fiscal, al ser embretado sobre el tema de las vainillas y los calibres que encontró, éste se desentiende y contradice cuando el periodista radial Diego Marini le exige aclaraciones.
Decenas de personas de distintas organizaciones sociales se congregaron el 15 de noviembre frente a la Fiscalía de la capital paraguaya, para entregar un petitorio que exige la libertad de los 12 presos y presas por el caso de masacre en Curuguaty, y evitar así que mueran en huelga de hambre, de más de 50 días. Se entrevistaron con el fiscal general adjunto para expresarle el repudio sobre la investigación oficial, plagada de irregularidades, y que no contempla las ejecuciones extrajudiciales que sufrieron varios campesinos, luego de ser arrestados vivos en el escenario de Marina Cué.
El abogado Alberto Alderete, que participó de la audiencia con el fiscal adjunto Carlos Arregui, comentó que en la entrevista manifestaron la preocupación y desconfianza en torno a la investigación de la masacre de Curuguaty, encabezada por el fiscal Jalil Rachid.
Actos simultáneos
– tras la visita a la Fiscalía, los y las manifestantes en Asunción marcharon hasta el Palacio de Justicia, a presentar el mismo documento exigiendo la libertad para los presos y presas. Al mismo tiempo, se realizaban actos en Coronel Oviedo, donde una comitiva de notables de la sociedad paraguaya visitó a los presos y presas en el penal de dicha ciudad
– en Curuguaty, en la jornada, vecinos, vecinas, familiares y organizaciones sociales se congregaron a la altura del lugar de la masacre, Marina Cue, para exigir la liberación y el urgente esclarecimiento de los hechos
Secretaría Ejecutiva
Foro de São Paulo