(Declaración de la Secretaría de Relaciones Internacionales del Frente Amplio de Costa Rica)
Al firmarse el pasado 24 de agosto del 2016 el documento que pone fin al proceso de negociación entre el gobierno de la República de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) en la ciudad de La Habana, la Secretaría de Relaciones Internacionales del Frente Amplio:
1. Reconoce la perseverancia en la búsqueda de una salida negociada al conflicto por parte del gobierno de la República de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, sin suscumbir ante los intentos de sabotaje y bloqueo que han estado ejerciendo sectores guerreristas de la derecha conservadora colombiana.
2. Resalta el papel fundamental que ha jugado el gobierno del Reino de Noruega y muy especialmente el del gobierno de la República de Cuba como facilitadores y mediadores para que este proceso haya llegado a los resultados a los que ha llegado. En especial, el gobierno cubano encabezado por Raúl Castro Ruz merece nuestro reconocimiento al prestar toda la colaboración que estaba al alcance para la realización de las conversaciones.
3. Felicita el constructivo y colaborativo papel que tuvieron los gobiernos de la República Bolivariana de Venezuela, de la República de El Salvador, de la República de Chile, así como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) al acompañar este proceso.
4. Confía que el pueblo colombiano entenderá la oportunidad histórica que se abre y votará afirmativamente y de forma mayoritaria en el referéndum al que ha sido convocado el día 2 de octubre. Darle la espalda a quienes desean mantener este estado de guerra en Colombia es un imperativo que sabemos entenderá ese pueblo hermano.
5. Llama al gobierno de la República de Costa Rica y a su presidente Luis Guillermo Solís para que ofrezca todo el apoyo moral y material que sea posible disponer a fin de apoyar este proceso y que el mismo culmine con la creación de las condiciones necesarias que permitan iniciar el proceso de pacificación permanente en Colombia.
6. Confía que prontamente se inicie un proceso similar entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y que se cierre de una vez el capítulo de confrontación armada interno en Colombia.
7. Ofrece a los partidos progresistas de Colombia todo nuestro apoyo y solidaridad, así como nuestro compromiso de realizar todas aquellas acciones que consideren necesarias en nuestro país para generar una amplia solidaridad y apoyo al proceso de fin de hostilidades y de la posterior pacificación.
San José de Costa Rica, 27 de agosto del 2016