Desde el año 1959, el 1° de enero se ha convertido en una fecha con especial significado para los pueblos latinoamericanos. Ese año, no sólo culminaba una larga y heroica lucha por la libertad de Cuba. El sueño y anhelo de Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramontes, Antonio Maceo y José Martí encontró continuidad en aquellos heroicos combatientes que atacaron el Cuartel Moncada, desembarcaron del Granma y desde la Sierra Maestra derrotaron a la tiranía batistiana.
Esa victoria permitió que los pueblos latinoamericanos vieran que un futuro de libertad, soberanía, autodeterminación y justicia social era posible. Que las cadenas del neocolonialismo podían ser rotas. Desde entonces, Cuba ha tenido que pagar un alto precio por su afán de construir y forjar su propio destino. Agresiones militares directas como la de Playa Girón y un bloqueo económico, comercial y financiero por parte de Estados Unidos que, a pesar de ser constante y contundentemente condenado por la comunidad internacional se mantiene, son ejemplos de ello. Pero Cuba y su pueblo se han mantenido dignos y firmes ante estas agresiones y no sólo han resistido, han logrado victorias importantes y
trascendentales, con el apoyo y solidaridad de los pueblos del mundo.
Este 58 aniversario tiene además una importancia singular. El fallecimiento del Comandante Fidel Castro Ruz, podría ilusionar a los enemigos de la Revolución de que esta se debilite. Nada más lejano de la realidad. La masiva demostración popular de apoyo al ideario de Fidel son muestras de que el espíritu revolucionario vive y se vigoriza. Bien lo señaló Raúl Castro Ruz en su intervención ante la Asamblea Nacional al decir que “no vamos ni iremos al capitalismo”.
En representación del Comité Ejecutivo Nacional del Frente Amplio de Costa Rica, la Secretaría de Relaciones Internacionales saluda al pueblo de Cuba, a su Gobierno y al Partido Comunista de Cuba, en este 58 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana. Auguramos muchos aniversarios más y reiteramos nuestra amistad y solidaridad.
San José, 31 de diciembre de 2016.