Declaración Final del primer encuentro de juventudes

en el marco del XV Foro de Sao Paulo,

realizado en la Ciudad de México

los días 20 hasta el 23 de Agosto de 2009

El capitalismo nace hace varios siglos, se desarrolla y ahora está una etapa nueva de crisis. Su principal función es producir ganancia y no atender a las necesidades humanas, se caracteriza por la concentración de la riqueza y la propiedad en pocas manos.
La actual crisis global y sistémica del capitalismo se origina en su corazón, Estados Unidos de América, afectando a todo el mundo. Mientras surge en el sector financiero, desenlaza e impacta todas las áreas de nuestras sociedades, como la económica, social, política, ideológica, ambiental y alimentaria.
El fracaso del neoliberalismo y la desmoralización de su ideología se reflejan en el llamado al Estado para intervenir directamente en el mercado salvando las grandes empresas, poniendo sobre la población, y sobre todo de la juventud, el pago y las consecuencias de la crisis.
Impacta especialmente en la juventud, incrementando los niveles de desempleo y la precarización del trabajo, la violencia, la migración, la reducción de la inversión pública, afectando en áreas como la educación, salud, recreación, cultura y el deporte. Disminuyen con ello el acceso a oportunidades de desarrollo integral de los y las jóvenes.
Esta crisis se da en una nueva etapa de avance en la acumulación de fuerza de la izquierda de América Latina, en cuya diversidad, cooperación y capacidad de respuestas y alternativas de solución descansa la posibilidad de continuar este avance. Ante lo cual, nuestros partidos y nuestros gobiernos progresistas y de izquierda tienen la responsabilidad de plantearse alternativas viables frente a los fracasos de la derecha en el continente.
En donde somos gobierno, debemos continuar avanzando en las conquistas sociales de mayor inversión pública y generar con creatividad nuevas oportunidades de desarrollo que demuestren con los hechos que somos una alternativa. Para garantizarlo, en este momento, es fundamental profundizar los cambios estructurales hacia el combate a la concentración de la riqueza y la propiedad.
La resistencia y la rearticulación de los sectores conservadores, por ende, nos ponen en alerta. Por esto es necesario el fuerte rechazo al golpe de Estado en Honduras, a la represión, que persigue a los jóvenes con más intensidad, con encarcelamientos, desapariciones y asesinatos. Reafirmamos el total apoyo y solidaridad a la lucha y resistencia del pueblo hondureño y el retorno de Manuel Zelaya a su legítimo puesto de presidente retornando el orden constitucional. Es necesario denunciar la militarización que avanza en el continente a partir de la reactivación de la Cuarta Flota Naval estadunidense y la instalación de bases militares imperialistas en Colombia, poniendo en riesgo la soberanía de los pueblos del continente e intensificando la persecución a él pueblo y los/as jóvenes colombianos/as.
En este contexto nuestros retos como jóvenes son más grandes y comprometedores que anteriormente. En el contexto de una crisis capitalista de gran gravedad y profundidad, del avance de las fuerzas progresistas y de izquierda en América Latina y del inicio de un período de transición de la geopolítica mundial, tenemos un rol estratégico hacia la lucha contra el capitalismo y por el socialismo.
El reto de construir un nuevo modelo de desarrollo en América Latina, que combata el colonialismo en nuestro continente y sea incluyente, democrático, sustentable y soberano, involucra los/as jóvenes desde sus especificidades. El fortalecimiento y la profundización del proceso de integración cultural y social de los pueblos tienen en los/as jóvenes un pilar fundamental.
Somos el futuro, pero no solo eso. Vivimos el presente y somos actores/as políticos/as fundamentales para la transformación de nuestras realidades de hoy. Tenemos derechos que históricamente han sido relegados. Por esto, los partidos de izquierda de Latinoamérica y el Foro de Sao Paulo tienen el reto de fortalecer iniciativas que garanticen logros hacia un desarrollo integral de las y los/as jóvenes.
Nuestro presente y, consecuentemente, nuestro futuro, está siendo definido en la lucha política, ideológica y social del actual período histórico. Por esto, la arquitectura del mundo post-crisis tiene que ver con la situación de los/as jóvenes hoy.
En este sentido, es necesario intervenir para culminar el genocidio de las juventudes latinoamericanas de las periferias. Los verdaderos orígenes de la violencia y la represión policial y militar, que afecta sobre todo a los/as jóvenes, deben ser enfrentadas desde sus raíces: la exclusión social.
Por lo tanto, es estratégico que se implementen políticas públicas de juventud y reformas estructurales que consideren sus especificidades, enfrentando el desempleo, la precariedad del trabajo, la mercantilización de la educación, de la salud, de los recursos naturales y del cuerpo de las mujeres, niños/as y todos los seres humanos, los monopolios privados de los medios de comunicación y la concentración de tierra, de riqueza y del poder político.
 Los/as jóvenes participantes del I Encuentro de las Juventudes del Foro de Sao Paulo reafirmamos nuestros sueños, los mismos de los históricos y actuales luchadores/as de los pueblos, por una sociedad justa y solidaria y una América Latina libre, soberana y socialista.
 Prestamos un homenaje en memoria del compañero Armando Chavarría, Presidente del Congreso Estatal en Guerrero. Repudiamos los actos de agresión, persecución y desaparición de los cientos de jóvenes mexicanos, condenamos todos los asesinatos ocurridos y exigimos que los responsables sean presentados ante la justicia.
 ¡Viva la Juventud del Foro de Sao Paulo!
¡Viva la izquierda latinoamericana!
¡Viva el socialismo!
Ciudad de México, 23 de agosto de 2009