Pronunciamiento en saludo y respaldo a la Revolución P …

El Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo, en reunión virtual el día 25 de julio de 2020, saluda el 41 Aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista en Nicaragua, que puso fin a la dictadura somocista impuesta por el imperialismo norteamericano y alentó la lucha revolucionaria en el continente.

De igual manera, expresamos nuestro repudio a la política injerencista de Estados Unidos contra Nicaragua, como parte de la campaña contra los procesos revolucionarios que se han consolidado y mantienen su vigencia en nuestro continente: la Revolución Cubana, la Revolución Sandinista en Nicaragua y la Revolución Bolivariana en Venezuela. Campaña que se corresponde con la tradición intervencionista del imperialismo norteamericano hacia Nicaragua, país que ha sido invadido tres veces por las tropas norteamericanas y al que Estados Unidos impuso la guerra sucia en los años ochenta y aplicó luego el formato golpista en 2018.

Este injerencismo se expresa en la Nica-Act, resolución del Congreso de Estados Unidos que impide a Nicaragua el acceso a créditos financieros, y las agresiones económicas que buscan eliminar por asfixia las fuentes de financiamiento de los programas sociales mediante los que el gobierno nicaragüense ha logrado el mejoramiento sustancial de las condiciones de vida del pueblo. Por otra parte, son abundantes las declaraciones amenazantes de altos funcionarios nortamericanos que se  entrometen en asuntos sólo concernientes a los nicaragüenses. A esta política injerencista se han sumado recientemente, la Unión Europea y el Reino Unido.

De igual manera, la OEA recientemente se ha pronunciado de manera totalmente alineada con la política de Washington, pretendiendo desconocer la legitimidad de la institucionalidad democrática en Nicaragua y queriendo aplicar a este país, anacrónicos e hipócritas mecanismos intervencionistas, mientras actúa de manera complaciente con el régimen golpista de Bolivia, donde el legítimo Presidente Evo Morales fue derrocado, a pesar de contar con el respaldo mayoritario del pueblo boliviano.

Llamamos pues, a los movimientos progresistas del mundo entero y a los sectores populares organizados, a respaldar de forma contundente el derecho de Nicaragua a su autodeterminación y a construir su propio futuro a través de las transformaciones sociales emprendidas por su proceso revolucionario, por cuyas realizaciones ha pagado el pueblo de Nicaragua a través de la historia, una alta cuota de sacrificio y por tal razón, defiende con ahínco los logros alcanzados.

La solidaridad es la ternura de los pueblos. Hasta la victoria siempre.