Palabras de Jacinto Suarez, Nicaragua, en la Inauguración del XX Encuentro del Foro de São Paulo.