Al haberse firmado el fin del conflicto armado entre el Gobierno de la República de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), en la ciudad de Cartagena de Indias el pasado 27 de setiembre y ante la realización del referéndum en que se someterá a consulta popular la ratificación de estos acuerdos, la Secretaría de Relaciones Internacionales del Frente Amplio:
1. Expresa su felicitación y reconocimiento al Gobierno de Colombia y a las FARC-EP por haber logrado esta firma, misma que corona un proceso largo y complejo, pero que demostró la madurez de ambas partes y la responsabilidad histórica que esto entraña, manteniéndose siempre dispuestas a superar las trabas que se presentaban.
2. Rechaza de manera contundente a quienes desconociendo la mayoritaria voluntad del pueblo colombiano por construir una sociedad pacífica, justa y democrática, llaman a la población a desconocer estos acuerdos el día 2 de octubre. Si esto sucediera no es el Gobierno colombiano o las FARC-EP las que resulten vencidas, será la paz, será la mayor tragedia histórica que haya vivido la Patria Grande en lo que llevamos del siglo XXI.
3. Llama y gira una respetuosa y vehemente incitativa a la colonia colombiana en nuestro país para que este 2 de octubre acudan masivamente a las urnas y voten de manera afirmativamente. Si bien este es un asunto interno de Colombia, y somos absolutamente respetuosos del principio de no injerencia, las implicaciones de una ratificación popular a los acuerdos tendrá efectos regionales de suprema importancia, al cerrar de forma definitiva, un conflicto que también a afectado a todos los países y pueblos hermanos de Colombia.
4. Reitera su profunda admiración y respeto a los países que han estado acompañando durante estos años de negociación a las partes, especialmente, a los Gobiernos de la República de Cuba, sin cuyo apoyo difícilmente se habría culminado con éxito.
5. Ofrecemos, como partido político, nuestra solidaridad y concurso para que este proceso pueda seguir la senda definida: la revisión de la estructura de la tenencia de la tierra, el apoyo para lograr una producción agrícola que beneficie a las grandes mayorías campesinas, la inserción de las FARC-EP a la vida política como fuerza política. Estos pilares, junto con el reconocimiento a las víctimas y su derecho a la justicia y la verdad, son la ruta necesaria para la construcción de una sociedad pacífica en Colombia. En este sentido, felicitamos las sinceras declaraciones del líder de las FARC-EP, Rodrigo Londoño Echeverri “Timochenko” al pedir perdón durante el acto de firma del 27 de setiembre.
San José de Costa Rica, 30 de setiembre del 2016.