Português
English
_____________________________________________________________________________________
Embelesado por la propia retórica, el fiscal de la República Deltan Dallagnol, coordinador del Grupo de Tarea de la Operación Lava Jato, protagonizó ayer, 14/9, junto con su banda, un grotesco espectáculo mediático que debe avergonzar a representantes del Ministerio Público no conniventes con la farsa de Curitiba. Fiscal de la ley a la cual debería servir por deber de oficio, el Torquemada de Paraná se travistió, empero, de fanático abanderado de la caterva antipetista.
El Partido de los Trabajadores repudia la acción espuria de este individuo, cuyo libelo – desprovisto de pruebas y políticamente orientado – viola derechos y garantías constitucionales y conspira contra el orden democrático; y exige providencias legales contra su parcialidad.
Al denunciar, confesadamente sin pruebas, al ex presidente Lula y su esposa, Marisa Letícia, además de Paulo Okamoto y otros ciudadanos, el jefe de los fiscales de Curitiba vuelve cada vez más evidente el involucramiento de su grupo en la tramoya que llevó al golpe contra la presidenta electa democráticamente. Y desenmascara su intención cavilosa, persecutoria y autoritaria de anticipar, al margen de la ley, un juicio sumario y condenatorio de aquellos a quienes ha elegido, selectivamente, como víctimas.
Mancomunados para criminalizar a nuestro partido y animar la campaña mediática contra los gobiernos liderados por el PT, estos burócratas facciosos ahora buscan concluir el trabajo sucio que les fue encargado por las fuerzas reaccionarias. Su objetivo es retirar de la escena política al principal líder del pueblo brasileño y restringir los próximos procesos electorales a un juego controlado por las oligarquías.
No titubean, para cumplir su propósito nefasto, a la hora de forjar un sistema de excepción que corroe y dilacera el Estado de Derecho, de la mando de círculos conservadores da Policía Federal y del Poder Judicial.
Convocamos a todos los demócratas a resistir, cada vez con más intensidad y movilización, contra maniobras de esa naturaleza, que atentan contra la libertad y la soberanía popular.
La solidaridad nacional e internacional al ex presidente Lula es una trinchera fundamental en el combate al gobierno usurpador y al secuestro de las instituciones por parte de violadores de nuestra Constitución.
Directorio Nacional del Partido de los Trabajadores
15 Septiembre 2016