Miguel MejíaSanto Domingo, D.N.-El Movimiento Izquierda Unida (MIU) de República Dominicana condenó lo que define intento piratería aérea del Gobierno de Estados Unidos que puso en riesgo la vida del Presidente constitucional de Bolivia, Evo Morales.
“Cuando una fiera, como esta, se siente acorralada es cuando más peligrosidad revisten sus acciones y menos se puede confiar en sus promesas”, planteó la organización política que lidera Miguel Mejía a través de un Despacho de Prensa de su Dirección Nacional, en referencia al funesto precedente de Estados Unidos de ordenar a sus dóciles aliados europeos, los gobiernos de Italia, Francia, España y Portugal, de negar el paso  por su espacio aéreo e impedir repostar combustible al avión presidencial que abordaba el Presidente Morales,
Planteó que el doblez, la cobardía y la irresponsabilidad de estos hechos alertan a los pueblos del mundo de que, con tal de defender su hegemonía imperialista, el gobierno de los Estados Unidos no se detendrá ante nada. “Sólo la firmeza de las naciones y de los pueblos del mundo podrá refrenarlo, como la Historia ha demostrado antes”.

RELACIONADA
En el caso de Evo Morales, a Danilo Medina le ha faltado la dignidad que le ha sobrado a otros

“Desde República Dominicana, recogiendo el sentir de su pueblo y sus instituciones democráticas, el Movimiento Izquierda Unida condena, enérgicamente, este intento de piratería aérea y brinda todo su respaldo y solidaridad al presidente”, manifestó.
A continuación el Texto integro de la  posición que al respecto sustenta el Movimiento Izquierda Unida:
LA AGRESIÓN CONTRA EL PRESIDENTE EVO MORALES: UN PELIGROSO PRECEDENTE

“En su carrera por sellar las filtraciones que amenazan con hacer venir abajo el andamiaje de secretismo, violaciones a los derechos de los ciudadanos norteamericanos, burla a las leyes internacionales y de respeto a la soberanía de las demás naciones del planeta, el presidente norteamericano Barack Obama ha dado un peligroso paso y sentado un funesto precedente al ordenar a sus dóciles aliados europeos, los gobiernos de Italia, Francia, España y Portugal, negar el paso  por su espacio aéreo e impedir repostar combustible, con grave riesgo para su seguridad, al avión que conducía de vuelta a su país, al presidente boliviano Evo Morales.
“Aunque las protestas internacionales lograron la revocación final de la medida e impidieron la consumación de una catástrofe, quizás anhelada en el fondo por los organizadores del  boicot, ha quedado demostrado el aventurerismo irracional de un gobierno, como el de los Estados Unidos, cuyo máximo representante es capaz de mentir y ordenar represalias irresponsables contra el presidente constitucional de un país con el que se mantienen relaciones diplomáticas, sólo por el hecho de suponer a bordo de la nave presidencial al ex analista de la CIA Edward Snowden, quien filtrase pruebas escalofriantes del espionaje norteamericano sobre Internet y especialmente, sus redes sociales.
“Hasta qué puntos han de ser comprometedoras las revelaciones de Snowden, como antes las de Julian Assange, principal animador de Wikyleaks, que contra toda norma de derecho internacional y de decoro debido, se ha estado a punto de provocar un conflicto internacional y quizás un magnicidio, por impedir que cunda el mal ejemplo de quienes han desnudado las entrañas antidemocráticas, imperialistas y totalitarias del gobierno norteamericano, presidido hoy, nada más y nada menos, que por un flamante Premio Nobel de la Paz.
“Días antes, al ser interrogado por la prensa, Barack Obama había descartado y negado, con toda responsabilidad, que los Estados Unidos estuviesen planeando interceptar, en pleno vuelo, al avión que transportase a Snowden hacia un destino que le brindase asilo. Lo que no dijo Obama era que una  medida idéntica, cínicamente instrumentada por sus aliados europeos, sería tomada contra el avión presidencial boliviano, el que, a todas luces, quizás por conducir al primer presidente indígena de esta época, un hito en la historia de su país, no merecía el amparo de las leyes que rigen para las líneas aéreas occidentales, incluso, las que protegen de represalias a potencias como China y Rusia, que si tienen que ver con el caso Snowden y contra las que Obama, prudentemente, no se ha atrevido a implementar sanciones, ni siquiera a formular sus habituales advertencias y amenazas.
“El intento, felizmente conjurado, mostró a una América Latina unida y sin ancestrales temores, plantando cara y condenando el intento ilegal e inmoral de retener, y de hecho, secuestrar, a uno de sus más prestigiosos líderes y representante de sus pueblos.  Otras fuerzas y personalidades de todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos y sus naciones satélites, tampoco callaron ante la ofensa irresponsable.
“Que Obama miente y el imperio que rige es el mismo de siempre, no es noticia. Que sus serviles aliados europeos están siempre dispuestos a escuchar la voz del amo, sin reparar en costos, tampoco lo es. Mucho menos que, tras tanta cháchara en defensa de la democracia, las leyes internacionales y los derechos, se esconden prácticas totalitarias y guerreristas que siguen amenazando a la Humanidad y que temen, especialmente, el libre ejercicio de la libertad de expresión, la defensa de la privacidad y el acceso a la información.
“Lo ocurrido con el avión de Evo, el encono contra Assange y la cacería desatada contra Snowden muestran que los enemigos de la libertad, la soberanía y el progreso están arrinconados por el ascenso de la lucha de los pueblos y la creciente conciencia de su peligrosidad.
Cuando una fiera, como esta, se siente acorralada es cuando más peligrosidad revisten sus acciones y menos se puede confiar en sus promesas.
El doblez, la cobardía y la irresponsabilidad de estos hechos alertan a los pueblos del mundo de que, con tal de defender su hegemonía imperialista, el gobierno de los Estados Unidos no se detendrá ante nada. Sólo la firmeza de las naciones y de los pueblos del mundo podrá refrenarlo, como la Historia ha demostrado antes.
“Desde República Dominicana, recogiendo el sentir de su pueblo y sus instituciones democráticas, el Movimiento Izquierda Unida condena, enérgicamente, este intento de piratería aérea y brinda todo su respaldo y solidaridad al presidente de Bolivia, compañero Evo Morales y a su pueblo”.
DIRECCIÓN NACIONAL
Fuente: MIU