Llamamiento de organizaciones de Colombia a la Cumbre d …

El 14 y 15 de abril de 2012 se realizará en Cartagena, Colombia, la VI Cumbre de las Américas que reúne a los presidentes de 34 países del continente.
Aunque los temas de estas cumbres han incluido temas como democracia, integración, pobreza, derechos humanos y en esta oportunidad el título será “Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad”, en realidad el origen de las cumbres estuvo marcada por el predominio absoluto de las posiciones de Estados  Unidos sobre libre mercado, seguridad hemisférica y democracia.
Inicialmente, el tema central fue la implementación y profundización defensa del Consenso de Washington y los TLC comenzando por el ALCA; en materia  de seguridad, la guerra contra el narcotráfico, contra el terrorismo y la predominancia del Tratado interamericano de Asistencia Reciproca y la Junta Interamericana de Defensa, la exclusión de Cuba y la insistencia en legitimar todos los gobiernos de derecha de la región.
Sin embargo la situación ha cambiado y han sido evidentes las posiciones discrepantes de varios gobiernos frente a la agenda del gobierno estadounidense. En la pasada cumbre en Trinidad en 2009, Barack Obama, prometió un nuevo tipo de relación con América Latina. Pero muy rápidamente frustró las expectativas creadas. Avanzó en la militarización del Hemisferio, apoyó el golpe de Estado en Honduras y sigue respaldando el régimen ilegítimo de Porfirio Lobo,  radicalizó la “guerra” contra el narcotráfico, que solo ha servido para aumentar la militarización y la violencia, no eliminó las sanciones a Cuba, no propuso cambios en la legislación migratoria y  ha continuado la tradicional posición hegemonista de Washington, tratando de fortalecer la OEA, los mecanismos de preponderancia militar en la región y saboteando los esfuerzos de integración sin Estados Unidos como los planteados en el ALBA, UNASUR y la Organización de Estados de Latinoamérica y del Caribe, CELAC.
Por todas estas razones,  la VI Cumbre de las Américas 2012, es una oportunidad para cuestionar la naturaleza de las relaciones entre Estados Unidos y la región que no se han basado, como prometió Obama en el “respeto mutuo y la cooperación”. También es el momento de que se reconozca que los países con mejores resultados en materia de desarrollo y bienestar son quienes  han tomado mayor distancia económica y política de Estados Unidos.
Los movimientos sociales del continente debemos constituir un escenario propicio para exigir a los gobiernos el replanteamiento completo de las relaciones con Estados Unidos.
Por realizarse en el Caribe es importante denunciar la política estadounidense hacia esa cuenca, y resaltar la pobreza y marginalidad que sufren los habitantes de la misma, lo cual contrasta con las promesas de desarrollo social
Debemos exigir la eliminación de bases militares, ejercicios conjuntos y patrullaje de la IV flota, el fin definitivo de la guerra contra el narcotráfico y su reemplazo  por una política integral, multilateral y con énfasis en las medidas de salud pública.
Los gobiernos del continente, atendiendo a los llamados de sus pueblos, deben restablecer incondicionalmente el derecho de Cuba a pertenecer al sistema multilateral y eliminar las sanciones en su contra. También deben abandonar el libre comercio basado en la exportación de productos básicos, controlar la inversión extranjera preservando la capacidad de desarrollo nacional, el respeto a los derechos humanos, económicos, sociales y culturales, el ambiente y la biodiversidad y las condiciones de vida digna para la población, y profundizar en los procesos de integración autónoma
Los movimientos sociales del continente llamamos a la realización de una Cumbre de los Pueblos para debatir y construir con nuestros hermanos y hermanas de América una posición conjunta acerca de las relaciones hemisféricas y el rol de la política de Estados Unidos, presentar nuestras demandas a los gobiernos, exigir que en la Cumbre se debatan nuestras posiciones y denunciar la política guerrerista de la administración de Washington.
Por lo tanto, invitamos a los movimientos sociales del continente a construir conjuntamente esta Cumbre.
Alianza Social Continental