La Red salvadoreña de Solidaridad con los pueblos expr …

La Red salvadoreña de Solidaridad con los pueblos, expresa su solidaridad y respaldo al pueblo de Brasil, a su Presidenta Dilma Rousseff y al Expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva, que está siendo acosado por las fuerzas de derecha en su afán de retomar el poder que perdieron con la llegada al Poder del Partido de los Trabajadores de Brasil.
Como parte de una ofensiva continental de las fuerzas conservadoras que perdieron espacios de poder en América Latina, ahora se concentran en Brasil, en su afán de desprestigiar a un compañero que ha luchado toda su vida por cambiar las condiciones de vida de la población brasileña que ha sido mantenida en condiciones de precariedad, logrando que miles de brasileños salieron de la miseria y conquistaron oportunidades de educación que antes no tenían, entre otros espacios que se les abrió con la Presidencia del compañero Lula.
Ahora que no tienen los poderes ejecutivos y en algunos casos legislativos, recurren al Poder Judicial (Jueces) para crear los espacios que les permitan controlar nuevamente los estados perdidos, en una clara manipulación de las leyes abren investigaciones para condenar a sus enemigos de clase, en este caso su clara intención es fomentar el caos para derrocar a una presidenta legalmente electa por su pueblo.
Atacan al compañero Lula para que no pueda volver a tener oportunidad de luchar por un nuevo periodo Presidencial, ya que saben que continuara en su lucha por darle una vida digna a miles y millones de brasileños que no la tienen.
Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo brasileño que se esta manifestando en las calles para rechazar esta afrenta contra la dirigencia del Partido de los Trabajadores de Brasil, encarnada en las figuras del Expresidente Lula y la Presidenta Dilma Rousseff.
Exhortamos a los pueblos del mundo a manifestar su repudio antes estos actos que buscan romper la institucionalidad de un país.
Lula y Dilma los pueblos de América Latina y el Caribe están contigo.
San Salvador, 18 de marzo de 2016