GLORIA INÉS RAMÍREZ RÍOS
Senadora de la República elegida por el PDA

El pasado 7 de octubre se llevaron a cabo en la República Bolivariana de Venezuela los comicios para elegir Presidente de la República para el período constitucional 2013 – 2019, con dos candidatos claramente diferenciados: Enrique Capriles, representante de la oligarquía venezolana, y Hugo Chávez, actual Presidente y candidato de la Revolución Bolivariana.
Fueron varios meses de intensa campaña, en los que el candidato Capriles contó con el respaldo de los grandes capitalistas nacionales y extranjeros, de la derecha latinoamericana, que a través de sus grandes medios de comunicación lanzó un permanente bombardeo sobre la ciudadanía venezolana y, por supuesto, de los imperialistas gringos, que aspiran a recuperar su dominación sobre el hermano país para saquear sus riquezas naturales, especialmente el petróleo.
El Presidente Chávez, por su parte, tuvo que enfrentar grandes dificultades, sobre todo de salud, que le impusieron limitaciones para movilizarse por todo el país, pero en su favor estaban las realizaciones de la Revolución Bolivariana que han mejorado las condiciones de millones de venezolanos y que constituyen bases firmes para seguir avanzando.
Los avances sociales, que son incuestionables, están acompañados de un formidable avance político del pueblo venezolano, como lo demuestra la elevada participación electoral (más del 80%), que es la más alta de América Latina, y el fervor popular, sin parangón en nuestro continente.
Estos hechos hacen aún más meritorio el triunfo del Presidente Chávez, porque demuestran los avances políticos y sociales del pueblo, que son presupuestos fundamentales para profundizar el proceso revolucionario y marcan diferencias notables con otros países de la región en donde las elecciones tienen graves vicios de ilegitimidad por el clientelismo, la compraventa de votos, el fraude, las presiones a los electores y otras prácticas ilegales y hasta criminales, como ha ocurrido en Colombia.
Como demócratas y revolucionarios colombianos, les hacemos llegar al Presiente Hugo Chávez, a su gobierno y al pueblo venezolano nuestras más calurosas y emocionadas felicitaciones y les deseamos nuevas victorias en su tarea histórica de preservar la independencia y soberanía de Venezuela, profundizar la democracia y construir una nueva sociedad en la que todos los seres humanos puedan vivir y trabajar con dignidad en una patria libre. Nos congratula que el triunfo del Presidente Chávez se presente cuando están para iniciarse los diálogos entre el gobierno colombiano y las FARC-EP, en La Habana (Cuba), porque tenemos la certeza de que él jugará un papel preponderante para que el proceso termine en un acuerdo que le traiga a nuestro país la paz con democracia, justicia social y soberanía nacional, que son los anhelos de la gran mayoría de los colombianos.
El ejemplo del pueblo venezolano nos alienta a continuar la lucha para conseguir que, en momentos en que el capitalismo atraviesa una de sus más profundas crisis con incontables desastres sociales, nuestro país pueda incorporarse al proceso de cambios democráticos y de izquierda que se desarrolla en América Latina y El Caribe.
Bogotá, D.C., 9 de octubre de 2012
Fuente: Senado de la Colombia