Información sobre el congreso de Erfurt – Mayor …

Del 21 al 23 de octubre se realizó en la ciudad de Erfurt la segunda sesión del segundo congreso de nuestro partido DIE LINKE. Su objetivo principal era la discusión y aprobación de un nuevo programa de partido para substituir los “Principios programáticos” aprobados en en momento de la fundación del partido. En las sesiones participaron más de 500 delegados e invitados internacionales de 33 países, en representación de 42 organizaciones y organizaciones amigos.
El borrador del programa había sido discutido durante más de un año en el partido y en público. Había un total de más de 1.400 enmiendas, que fueron o integrado en el borrador del programa o se discutieron en forma resumida en el congreso. Varios de ellos fueron aprobados con el consentimiento de la mayoría durante el congreso.
El nuevo programa exige un cambio de sistema, lo que debe expresarse especialmente en la cuestión de la propiedad. En un primer paso la propiedad social, es decir, el sector público debe crecer y extenderse. Al mismo tiempo, las empresas energéticas y los grandes bancos deben ser nacionalizados. A la vez se exigió establecer impuestos especiales para personas millonarios.
Se criticó duramente al capitalismo “de casino” de los mercados financieros, al cual le importa más conseguir ganancias a corto plazo que los intereses y derechos sociales de la inmensa mayoría. En una resolución de la dirección del partido, que fue aprobada por aclamación por el Congreso, el Partido de Izquierda expresa su solidaridad con las protestas en todo el mundo del movimiento de los indignados. Hay que “poner fin a los negocios” de la mafia financiera especuladora se dice en ella. El rescate del euro en su forma actual es por ejemplo para Grecia “un salvavidas de plomo” y “en última instancia, un ataque a la democracia en Europa”.
El Partido de Izquierda reclama introducir durante el próximo año un impuesto sobre las transacciones financieras – existe al respecto una iniciativa conjunta de las fracciones de izquierda en la Asamblea Nacional Francesa y en el Bundestag – así como una tasa efectiva sobre las grandes capitales europeos. Además se necesitará permanentemente control público sobre la banca europea y el sistema financiero. Bajo el concepto de un “reinicio de la UE” la izquierda quiere una revisión “de los conceptos militaristas neo-liberales, y anti-democráticos de la UE”. “Europa será social o no será nada;, concluye la resolución.
Con respecto a la política de paz el programa define acentos claros: DIE LINKE rechaza claramente las misiones extranjeras de las fuerzas armadas alemanas. En vez de soldados armados un cuerpo humanitario con el nombre de Willy Brandt debe prestar ayuda humanitaria. Otro reclamo clave del programa es la disolución de la OTAN y su substitución por un sistema de seguridad colectiva incluyendo Rusia.
Con una abrumadora mayoría de 503 votos (96,9 por ciento), con 4 votos en contra y 12 abstenciones, el nuevo programa del partido fue aprobada por el Congreso. En las próximas semanas, DIE LINKE organizará una votación entre lo totalidad de sus miembros para buscar la confirmación definitiva de su nuevo programa.