Derechos Humanos de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes de Centro América y México Detenidos en los Estados Unidos de América

Chicago, Illinois – 12 y 13 de julio del 2014

INTRODUCCION
El fenómeno migratorio es estructural, no es coyuntural ni espontáneo:
1. Es el resultado de las relaciones políticas de los Estados Unidos de Norte América con América Latina y el Caribe.
2. Estas relaciones han provocado, generado y derivado en:
a. Violaciones a los derechos humanos.
b. La destrucción de las redes productivas agropecuarias de cada país derivando en desempleo.
c. Destrucción de los recursos naturales de cada nación;
d. Fomento de la militarización que ha potenciado la violencia y el crimen organizado en cada país con la subsecuente inseguridad ciudadana.
Hoy, el efecto más dramático de esta política se traduce en decenas de miles de niñas, niños y adolescentes detenidos en centros de detención en el sur de los Estados Unidos de América por el hecho de buscar la reunificación con su padre y/o su madre. A esta búsqueda la ley en los Estados Unidos de América lo califica como delito.
Por lo que esta Mesa de Trabajo del Foro de Sao Paulo se pronuncia por el siguiente Resolutivo:
1. Llamamos al Presidente Obama y al Gobierno de los Estados Unidos de Norte América a resolver urgentemente y en forma humanitaria la situación de los niños, niñas y adolescentes detenidos, otorgándoles un Status de Protección de Refugiados que conlleva el otorgamiento inmediato de una amnistía, para que así pueda entrar a los Estados Unidos de Norte América de forma inmediata y sean entregados a sus familias que residen en territorio estadounidense.
2. Apoyamos los esfuerzos de las organizaciones protectoras de derechos civiles,derechos humanos, derechos de inmigrantes, así como de legisladores y aliados que buscan que las niñas, niños y adolescentes tengan derecho a, y reciban, una representación legal así como servicios médicos y atención psicológica debido al impacto catastrófico de esta situación en sus vidas.
3. Que el Presidente Obama cumpla con las promesas electorales hechas a la comunidad Latina de los Estados Unidos de Norte América, y reforme las leyes migratorias para otorgar status de residente legal a los más de 11 millones de inmigrantes que necesitan y merecen este status, ya que el Congreso de los Estados Unidos de Norte América se ha negado a actuar y resolver la situación de los inmigrantes sin documentos como residentes de este país. Es imperativo que mediante una Orden Ejecutiva el Presidente Obama pare las deportaciones, y extienda beneficios de la acción diferida para las familias indocumentadas, mientras el Congreso Estadounidense discute y aprueba una reforma de inmigración justa y humana.
4. Llamamos a los Gobiernos de México y Centro América a respetar y hacer respetar el Principio de Libre Tránsito, así como la integridadfísica y psicológica de todos los inmigrantes en tránsito por sus territorios, y en el caso de las niñas, niños y adolescentes a que se les proteja integralmente. De la misma manera pedimos a estos Gobiernos que se abstengan de ejecutar políticas represivas en contra de los inmigrantes ya que únicamente agravan la actual crisis humanitaria continental. Así mismo convocamos de manera urgente una reunión de los Mandatarios de Estados Unidos de Norte América, México y Centro América para resolver de manera amplia y satisfactoria la falta de derechos y seguridad de los inmigrantes en sus países.
5. Se solicita a la CELAC que incorpore en la agenda de trabajo de su próxima reunión la situación y condición de la población migrante en los Estados Unidos, en la búsqueda de soluciones apegadas a los derechos humanos, para ser llevadas al seno de la OEA.
6. Que el Foro de Sao Paulo realice una campaña de sensibilización en los Estados Unidos de Norte América sobre la condición humana y los derechos humanos de la población migrante indocumentada con prioridad hacia niñas, niños y adolescentes que buscan la reunificación de su familia.
El impacto del uso de semillas y productos transgénicos en la salud y medio ambiente de los pueblos originarios de nuestros países.
Considerando:
Que, un organismo genéticamente modificado (OGM) es un organismo al cual su material genético ha sido alterado usando técnicas de ingeniería genética, mediante la transgénesis, es decir la inserción de uno o varios genes en el genoma. Los OGM incluyen micro-organismos como bacterias o levaduras, insectos, plantas, peces, y animales. De esta manera estos “nuevos” organismos van a ser la fuente de los alimentos genéticamente modificados o transgénicos.
Que, en una breve revisión sabemos que se ofreció y prometió con respecto a los productos transgénicos la reducción de la contaminación por plaguicidas, el fin del hambre en el mundo, las plantas de producción de plásticos biodegradables, el maíz que contiene anticuerpos contra el cáncer, pero ninguna de estas “promesas” fueron realidad.
Que, desde el inicio, en 1930, a través de la compañía Monsanto, la generación, producción, distribución, y consumo o uso de los diversos productos y organismos genéticamente modificados en el mundo se ha producido un sinnúmero de experiencias que implican o producen directamente o indirectamente riesgos emergentes en la salud.
Que, esta sustitución de la agricultura ancestral orgánica por la agricultura transgenética viola nuestros lazos históricos con la tierra, con la experiencia ancestral de siglos y pone en riesgo la existencia de la diversidad de las semillas nativas y originarias de nuestros países.
Que, del lado de los industriales que manejan la producción de estos productos transgénicos hay estudios no muy claros, ni definitivos de la inocuidad de sus productos, menos existen estudios a largo tiempo; sin embargo, gozan de la aprobación oficial de los gobiernos y de las instituciones reguladoras.
Que, asimismo, del lado de los investigadores independientes, y consumidores hay ya algunos estudios serios, aunque no muy publicitados, sobre los riesgos y perjuicios que estos productos transgénicos podrían traer a la humanidad, como:
– Resistencia a los antibióticos (el maíz transgénico, que posee un gen resistente a la ampicilina, por lo que una sola mutación de éste inducirá una resistencia a los antibióticos del grupo de las cefalosporinas).
– Recombinación de virus y bacterias, que puede originar nuevas enfermedades (el alto potencial recombinatorio podría dar como resultado la creación de nuevas cepas de patógenos de enfermedades existentes más resistentes, o de nuevas enfermedades).
– Mayor nivel de residuos tóxicos en los alimentos (se ha descubierto, por ejemplo, que en el momento de cosecharse, ciertos granos contienen restos considerables de glifosato, y en otros disminuye).
– Potencial generación de nuevas alergias (la mayoría de los alimentos transgénicos contienen proteínas del género transgénico, para las cuales no hay métodos seguros para determinar si poseen o no capacidad alergénica; los casos de alergias subieron 50% en los años en que se introdujo la soja transgénica); pero, aun siguen faltando estudios más categóricos.
– Efectos secundarios de fármacos transgénicos (hay aun incertidumbre de la inocuidad; en mayo de 1999, la Asociación Diabética Británica dio a conocer un informe realizado en 1993, donde 15.000 miembros de dicha asociación, el 10%, denunciaron diferentes grados de molestias físicas desde que usaron insulina transgénica recombinante; en la actualidad, casi la totalidad de la insulina usada por diabéticos es de origen transgénico, y tal vez dichos efectos fuesen causados no por su origen recombinante).
– Efectos desconocidos y no previsibles, incluso mortales (las técnicas utilizadas no permiten, por ejemplo, controlar la ubicación del nuevo gen en la cadena cromosómica o la de sus “restos”,pudiendo quedar fuera o dentro del núcleo y recombinándose con imprevisibles consecuencias; por ejemplo, la empresa japonesa Showa Denko K. K. produjo triptófano transgénico con una bacteria y lo envió masivamente al mercado, habiendo pasado todos los controles de las agencias estadounidenses: murieron 50 personas y 5.000 quedaron con graves secuelas).
A todo lo anterior se agrega la historia y experiencia del uso de otros transgénicos:
El 2,4,5-T, un poderoso herbicida que contiene dioxina altamente tóxica, base para el Agente Naranja, que envenenó la mayor parte de los cultivos del sur de Vietnam, los bosques y la gente durante la guerra de Vietnam, que tuvo que ser prohibido y los soldados de EE.UU. y los civiles vietnamitas iniciaron acciones legales contra la compañía Monsanto.
La hormona de crecimiento bovino (BGH), destinada a aumentar la producción de leche, produciendo un aumento de severas infecciones de mastitis, se ha documentado varios otros efectos secundarios graves, incluido el riesgo de cáncer, entre los usuarios de la leche con BGH.
Los estudios en animales parecen ser concluyentes en relación al glifosato o los demás componentes principales en Roundup están implicados en abortos involuntarios, nacimientos prematuros, abortos espontáneos y morbilidad pre-cancerosa.
Finalmente, todo este escenario de agrava con el controvertido uso de malas prácticas; la imposición de “patentes abusivas” a los agricultores; las “donaciones” a gobiernos, instituciones e investigadores; así como el intercambio de funcionarios de gobierno (EEUU) y directores de la industria privada (Monsanto) con el fin de monopolizar la producción y venta de estos productos transgénicos; y el no aceptar el uso de etiquetas que claramente se especifique si contienen productos transgénicos, dando la oportunidad al consumidor a escoger si consume o no dicho producto.
Por lo tanto
No está demostrada la inocuidad, ni la biodegrabilidad de los organismos genéticamente modificados o productos transgénicos.
Los riesgos del uso y consumo de los organismos genéticamente modificados se reflejan en la salud de las personas, en la salud de los animales, en la salud de las plantas, en la salud del medio ambiente y por ende en la salud de nuestro planeta.
Es un problema de ética el uso irresponsable del material genético por cuanto con el fin de lucrar no reparan en el daño a la salud y la pérdida de vidas.
Se atenta contra la seguridad alimentaria de nuestros pueblos.
Por lo que esta Mesa de Trabajo del Foro de Sao Paulo se pronuncia por el siguiente Resolutivo:
Apoyar decididamente una producción agraria nacional en nuestros países, de carácter orgánica, reordenada en un código de agricultura, y dentro de un proceso de experimentación e investigación; la agricultura orgánica, además, es ancestral en muchos de nuestros países, desde épocas prehispánicas.
No auspiciamos el consumo de los transgénicos. Apoyamos el no consumo de los organismos genéticamente modificados o transgénicos.
Proponemos profundizar, diversificar y estimular una investigación multinacional.
Lograr y aplicar medidas de control en nuestros países tales como moratoria, prohibición, sanción legal, decomiso, entre otras.
Mantener estrategias sanitarias preventivas. Iniciar una campaña educativa de difusión para el no consumo de estos productos.
Exigir el uso de etiquetas como una estrategia clave.
Solicitar el apoyo y pronunciamiento del Foro de Sao Paulo en esta iniciativa.

Aprobado por el Plenario del II Encuentro del Foro de Sao Paulo en los Estados Unidos de América, el domingo 13 de julio del 2014 en la Ciudad de Chicago, Illinois.