Con suma indignación nos hemos enterado del intento del presidente de la Cámara de Diputados del Brasil, Eduardo Cunha, de iniciar el proceso de juicio político en contra de la Presidente Dilma Rousseff.
Para quienes seguimos la situación en Brasil nos queda claro que esta acción se debe entender en el marco de las acciones desestabilizadoras de las fuerzas enemigas del progreso, de una derecha dispuesta a realizar cualquier acción que le permita obtener lo que las urnas y el pueblo le han negado. Es la nefasta estrategia del “golpe blando” en pleno desarrollo.
Pero también constituye un chantaje en contra del gobierno de Rousseff. Que este anuncio se haya dado a pocas horas de que la bancada del PT anunciara su voto favorable al proceso para que el Comité de Ética inicie un proceso en contra de Cunha, con serias acusaciones y pruebas que lo involucran en haber recibido dineros, que mantiene en cuentas en Suiza, solamente retrata de cuerpo entero a ese enemigo del pueblo brasileño.
Confiamos plenamente que este intento no tendrá la menor probabilidad de éxito. Asimismo, ratificamos nuestra solidaridad con la compañera Dilma Rousseff y su gobierno. Confiamos plenamente en su honorabilidad y su consecuencia, de la cual su trayectoria de vida es ejemplo. A nuestros compañeros del Partido dos Trabalhadores les reiteramos nuestra amistad militante, solidaria e internacionalista. En el Frente Amplio siempre tendrán una organización dispuesta a
desplegar las acciones de solidaridad que sean necesarias para derrotar a las fuerzas golpistas en Brasil.
San José, 3 de diciembre del 2015.