Nosotros, movimientos sociales y organizaciones populares y políticas, que nos desenvolvemos en espacios de acción múltiples y complejos pero con el objetivo común de generar respuestas contrahegemónicas a las prácticas de control y subordinación que social, cultural y políticamente pretende imponer el capitalismo, nos reunimos convocados en solidaridad con el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en este momento histórico de un aniversario más del natalicio del Libertador Simón Bolívar.
Hay una oportunidad histórica producto de la confrontación de la lógica financiera del imperialismo, que abre un camino para los gobiernos democráticos y con base de apoyo popular para avanzar en respuestas en todo nuestro territorio. El movimiento de los indignados que sacude al mundo en este instante, tiene un precedente significativo en las iniciativas de resistencia popular que sacudieron nuestros países desde finales de la década de los años 90 del pasado siglo XX.
Bajo el yugo enajenante y el sometimiento colonial primero y luego el imperialismo europeo y norteamericano, está emergiendo, desde hace una década, un nuevo contexto regional, que dentro de sus características primordiales esta la unión de Nuestra América, enfocada en una dialéctica sistemática y entendiendo las situaciones históricas y sus problemáticas propias de cada nación. Ante tal contexto es de vital importancia fortalecer y aprovechar todos los espacios de transformación del Estado neoliberal, para emprender la labor revolucionaria de generar las condiciones subjetivas y objetivas, promoviendo procesos reflexivos que conduzcan a sensibilizar a nuestros pueblos, y cooperar en la construcción de una Región más justa, un mundo más justo.
La proximidad de procesos electorales, en la patria de Bolívar y Chávez, nos obliga a pronunciarnos para advertir los peligros que surgen sobre un proceso político revolucionario que ha relanzado el debate ideológico en todas partes del mundo, a partir de su experiencia y prácticas liberadoras. Los intereses económicos del capitalismo depredador, la certeza que el camino emprendido por la Revolución Bolivariana conduce a acciones colectivas organizadas destinadas a romper los lazos históricos de subyugación, están activando las fuerzas reaccionarias que perviven en cada rincón de Nuestra América, para intentar crear un clima de duda sobre la posibilidad de la pervivencia y permanencia del Comandante Chávez en el ejercicio democrático del poder político en Venezuela. El lanzamiento de campañas mediáticas que arrojan dudas injustificadas sobre su salud, sobre la transparencia del sistema electoral o sobre las libertades democráticas propuestas en la Constitución aprobada en 1999, forman parte de un conjunto de operaciones psicológicas que buscan confundir, crear zozobra y finalmente conducir a la justificación de un clima de violencia que preceda una intervención sobre ese territorio liberado que es Venezuela hoy. Doscientos años después de iniciado el proceso de independencia en todo el espacio de Nuestra América, se libra una nueva lucha de liberación, definitiva y especial, pues a la lucha política y social de ayer, se le agrega el compromiso – más bien la urgencia- de sobrevivir al deterioro del mundo, a través de un accionar eco político que nos advierta sobre las consecuencias de la explotación sin límites de nuestro entorno, cuya muestra concreta en Nuestra América se ha replicado con la United Fruit en Centroamérica o más recientemente con la prepotencia imperial de Inglaterra en el caso de Las Malvinas Argentinas.
Las experiencias recientes de intentos de golpes de nuevo tipo, tanto en Bolivia, Honduras Ecuador como el recientemente ejercido contra el presidente Lugo en Paraguay, muestran una nueva estrategia, más peligrosa que los históricos golpes de estado con apoyo militar que caracterizaron al convulsionado siglo XX. Todo ello forma parte, de desenvolvimientos geoestratégicos que vienen antecedidos con procesos como la primavera árabe, la presión sobre gobiernos populares y democráticos no alineados a los intereses de los EEUU, que han sido respondidos a través de iniciativas como el ALBA, CELAC, UNASUR y MERCOSUR.
Ante esas acciones resulta urgente la acción colectiva, organizada y atenta de los movimientos sociales y fuerzas políticas, cuyos ámbitos de desenvolvimiento les facilita el contacto directo con los colectivos que resisten, que buscan respuestas a la dominación y explotación constante en que nos sume el neoliberalismo expoliador. La necesaria organización en red, que permita la respuesta inmediata, de todas las organizaciones y fuerzas políticas con claridad y compromiso revolucionario y liberador, es un requisito inmediato. En cada rincón de Nuestra América, donde han avanzado –siguiendo el ejemplo de la Patria Bolivariana- la estructuración de respuestas sociales a las condiciones históricas de exclusión e imposición del capital sobre la propia condición humana, se debe producir una campaña permanente de apoyo y movilización que advierta sobre la estrategia de desplazamiento del movimiento revolucionario en Venezuela, impulsado desde los intereses de los Estados Unidos y sus aliados en Latinoamérica, que conforma una amenaza que va mas allá de la propia realidad venezolana y se conecta con todo lo que sucede en nuestro continente.
Es pertinente dejar en claro que  el deber de cada revolucionario de esta región debe estar acompañado con el firme compromiso de promover la democracia participativa, contribuir a fortalecer la organización social, realizar investigaciones dirigidas a las problemáticas sociales, formulación de teorías metodológicas para transformar a la sociedad, elaborar proyectos, planes y programas dirigidos a incentivar el desarrollo endógeno, generar procesos dirigidos a la construcción de espacios reflexivos sobre la injusticia, impulsar las políticas públicas del Gobierno, socializar conocimientos con la sociedad, activar procesos de auto y cogestión por parte del pueblo, promover la integración de Suramérica y a su vez la pluriculturalidad,  propiciar situaciones de aprendizaje ecológicos; estos objetivos se llevaran a cabo tanto en los espacios comunitarios, laborales, como estudiantiles. Incluyendo así en términos aceptables, el acumulado socio-histórico de saberes y aprendizajes.
Finalmente, reunidos y convocados en esta hora decisiva e histórica, y tomando como base el impulso y ejemplo del pensamiento bolivariano y sanmartiniano, llamamos a mantener la firmeza del movimiento popular en la defensa de los espacios que tanto nos ha costado conquistar y dejamos en claro a los compatriotas venezolanos y a quienes impulsados desde intereses espurios pretenden desestabilizar el proceso revolucionario, que nos movilizaremos y activaremos ante el más mínimo intento de  intervenir o desconocer la decisión autónoma y ética que estamos seguros tomaran los venezolanos y venezolanas en apoyo al comandante Chávez este 7 de octubre y que se correspondería con una respuesta electoral a una acción de gobierno que ha tomado en cuenta los colectivos sociales incorporándolos a través de las misiones sociales, la revolución educativa pero sobre todo con una perspectiva de integración de nuestros pueblos en un compromiso por el buen vivir, es decir, por la mejora de la calidad de vida, en una más justa distribución de la riqueza y la activación conjunta contra el peligro de la pobreza y la exclusión. Nosotros manifestamos nuestro apoyo a los gobiernos democráticos populares que en Argentina, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Brasil, Nicaragua, Cuba que conjuntamente con Venezuela conforman un frente común antiimperialista en este momento coyuntural.
Adhieren:
Carta Abierta
CASA LATINOAMERICANA
Centro Cultural de la Cooperación
C.E.P. A.M
Comando Campaña Carabobo, Capítulo Argentina
Coordinación Latinoamericana de Movimientos Territoriales Urbanos (CLMTU) Capítulo Argentino
Corriente Nacional Martín Fierro
Corriente Política 17 de Agosto
CRISTIANISMO Y LIBERACION
ENPL-Encuentro Nacional Popular Latinoamericano
FM Riachuelo
 
FM Difusión Berisso
Frente de Organizaciones Kirchneristas
Frente Grande
Frente Popular Darío Santillán
JP Descamisados
Junto a Cristina Siempre
JuventudRebelde/Rebelión
La Cámpora
La Mella
Los Pibes Organización Social y Política
 
MANA-Movimiento Agroalimentario Nacional
MENA-Movimiento Educativo Nacional
MICUNA-Movimiento Por La Cultura y La Identidad Nacional
M.I. L. E. S (Movimiento de Integración Latinoamericana de Expresión Social)
MILES-Movimiento Nacional Latinoamericanista Estudiantil
MOSANA-Movimiento Sanitario Nacional
Movimiento 22 de Agosto, Pcia. de Buenos Aires
Movimiento Evita
Nuevo Encuentro
Partido Comunista
Partido Solidario
Peronismo Militante
Presidencia FUBA
Red Sudakas
Secretaría de Integración Latinoamericana de la FUBA