En la Ciudad de La Paz, Bolivia, reunida la Plenaria del XX Encuentro del Foro de São Paulo los días del 25 al 29 de agosto de dos mil catorce, los partidos políticos integrantes del Foro, emitimos el presente RESOLUTIVO ESPECIAL de condena a la violación de los Derechos Humanos y contra la Militarización del Paraguay, bajo los considerandos siguientes, a saber:
1. Paraguay comenzó un proceso de democratización y participación popular durante el gobierno de Fernando Lugo, mismo que fue abruptamente interrumpido a través de la Masacre de Curuguaty el 15 de junio de 2012, cuidadosamente planificado por la extrema derecha y el imperialismo norteamericano;
2. Que lo sucedido en Paraguay fue un Golpe de Estado conocido como “Blando” utilizando de forma fraudulenta las instituciones y mediante un proceso amañado;
3. Derivado de ello se implementó un gobierno neoliberal dependiente del Imperio y de las oligarquías de la región, sobre la base del pacto concertado por los Partidos Liberal y Colorado, conocido como “Pacto Azulgrana” en alusión a los colores de ambos partidos otorgando así, amplia mayoría en el Congreso Paraguayo;
4. Que dicho Pacto, impuso desde el principio un plan enteramente neoliberal y autoritario mediante la expedición de leyes como la Ley de Defensa, conocida como Ley de Militarización, que además de inconstitucional es fundamento para la represión, la Ley 5098 de Responsabilidad Fiscal que limita los deprimidos salarios de quienes ejercen funciones en áreas estratégicas como la de educación, salud, seguridad, etcétera y, la Ley de Alianza Público Privada que posibilita la entrega de todo patrimonio nacional como el agua, energía, comunicaciones, ríos, ferrocarriles, aeropuertos, etcétera;
5. Que la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) denunció el asesinato impune de 115 dirigentes campesinos en los recientes 25 años. Muchos de ellos desde la Masacre de Curuguaty de 2012, así como se ha denunciado en la Audiencia Pública de Derechos Humanos del PARLASUR, la quema de ranchos indígenas así como el asalto de una banda parapolicial de latifundistas que derivó en 11 indígenas heridos;
6. Que en otro orden de ideas, existe la Ley No. 5.036/2013 que en esencia establece en su contenido de manera peligrosa, la teoría de que “la defensa nacional es el sistema…desarrollado exclusivamente por el Estado para enfrentar cualquier forma de agresión externa e interna que ponga en peligro la Soberanía, la Independencia y la integridad territorial de la república, o el ordenamiento constitucional democrático vigente” que remonta al pueblo paraguayo, a la teoría de la “seguridad nacional” de la nefasta época de las dictaduras militares en América del Sur, que dieran lugar al “Plan Cóndor” de lucha contra el “enemigo interno”;
7. Que lo anterior implica el involucramiento de las Fuerzas Armadas del Paraguay ante cualquier “agresión interna” lo que des naturaliza el rol de las mismas, que están para preservar la integridad de la República y su Soberanía ante cualquier amenaza o agresión externa.
Por lo anterior, el XX Encuentro del Foro de São Paulo, RESUELVE:
– Manifestar su plena solidaridad con la lucha del pueblo paraguayo y por el irrestricto respeto a los derechos humanos, sociales y a la democracia participativa, al tiempo que repudia el programa neoliberal y autoritario del Sr. Horacio Cartes que está generando un peligroso conflicto socio-político y llevando al Paraguay a situaciones de extrema violencia.
– Demanda el más irrestricto respeto a los derechos humanos del pueblo paraguayo así como el diálogo con las organizaciones sociales, populares y políticas con pleno respeto a la democracia.
– Denuncia y repudia la concentración de poderes en el Sr. Horacio Cartes, exhortando al pueblo paraguayo así como a los pueblos latinoamericanos y caribeños a manifestar nuestra más amplia solidaridad con Paraguay, en defensa de los derechos humanos y la democracia.
– Manifiesta su preocupación por la promulgación de la Ley No. 5.036/2013 que permite utilizar a las Fuerzas Armadas para reprimir al pueblo paraguayo, lo que atenta contra los preceptos establecidos en la Constitución Nacional del Paraguay y posibilita una concentración de poderes en contravención al Derecho y, al Derecho Internacional.