Comunicado del Partido Obrero Revolucionario (Posadista …

Comunicado de prensa.- 10, abril, 2017
El ataque con misiles estadounidenses contra la base militar siria de Al Shayrat, en la provincia de Homs intenta transformarse en un golpe de gracia para un país que vive desde hace seis años una dura guerra contra el terrorismo fascista. El Gobierno de Uruguay emitió pronunciamiento sobre la tragedia previa: el ataque con armas químicas en Idlib, que provocó la muerte de 86 civiles, de los cuales un tercio eran niños.
El Embajador de los Estados Unidos, durante su intervención en el Consejo de Seguridad de la ONU, que preside Uruguay, había afirmado que todavía nada claro o cierto estaba comprobado sobre el origen del ataque en Idlib, aunque a la madrugada del día siguiente se decidió el ataque de EE UU. No hubo una comisión de investigación, como pidió el Gobierno Sirio, para saber exactamente qué había sucedido antes.- La destrucción de la infraestructura en Siria por parte de EE UU destrozo más de 31 puentes, la presa de Tabbka en el río Éufrates, 15 ° mundial en capacidad, desmantelando todo el sistema eléctrico.
El Gobierno nacional cuenta con suficientes antecedentes del accionar del Gobierno de EE UU utilizando pretextos y provocaciones manipuladas, en un pasado no lejano, en Libia, Irak u otras naciones. Pocos minutos después del ataque estadounidense contra Siria, comenzaron ataques del Estado Islámico y de al Nusra contra posiciones militares del Gobierno sirio.
Uruguay no se pronuncio partiendo de que ejerce una posición privilegiada en el Consejo de Seguridad, organismo desconocido por el Gobierno de EE UU que procesa feroz disputa a su interior para dirimir quien – en definitiva – adopta decisiones. El Gobierno nacional se resta a si mismo autoridad al realizar declaraciones genéricas en defensa de la vida y los DD HH mientras nada dice sobre sucesos que definen decisiones universales.
Llamamos al compañero Presidente de la Republica a rever posiciones; y proponemos que el Frente Amplio – como ya lo han hecho Casa Grande, el Partido Comunista, las Coordinadoras de Comité de Base de Montevideo, la central obrera PIT-CNT – , su Mesa Política, parlamentarios, organismos de base, el mismo Congreso, debatan y se pronuncien sobre la política exterior de la nación, que viene procesando una transformación que tanto se acerca a los partidos burgueses como se aleja de la base política y social del Frente Amplio.- No existen olvidos u errores, sino introducción en nuestro Gobierno de concepciones ajenas a historia, principios, política y programa del Frente Amplio.-
Leonel Molinelli / Raúl Campanella