Colectivo México-Brasil Contra el Golpe: NOTA DE REPUD …

Por este conducto, los miembros del Colectivo México-Brasil Contra el golpe manifestamos públicamente nuestro repudio en relación con los últimos acontecimientos políticos ocurridos en Brasil. El día 11 de julio, el Congreso Nacional aprobó, al vapor, una reforma laboral que acaba con un conjunto de derechos conquistados por la lucha histórica de la clase trabajadora. Enviada al Congreso por el actual gobierno golpista del país, pese a la expresiva resistencia de las calles, la actual reforma laboral constituye un revés histórico de un movimiento real de 13 años de formalización de miles de trabajadoras y trabajadores que nunca antes habían experimentado derechos como: jornada laboral de ocho horas, jubilación, seguro de desempleo, fondo de garantía por tiempo de trabajo, vacaciones y licencia de maternidad entre otros. Es cierto que aún había mucho que transformar, sobre todo en un país tan desigual como Brasil. No obstante, la precarización institucionalizada del mundo del trabajo, implementada mediante esta reforma, significa concretamente el retorno de miles de trabajadores a la condición de pobreza y miseria que los gobiernos de Lula y Dilma, del Partido de los Trabajadores, lucharon por combatir. Con el objetivo de distraer la atención de este nuevo golpe a la democracia brasileña, ayer, 12 de julio, el expresidente Luís Inácio Lula da Silva fue condenado, en primera instancia, por, supuestamente, recibir sobornos de una constuctora nacional. Éste es otro claro ejemplo de las sucesivas violaciones al Estado Democrático de Derecho que están en curso en el país. Sin pruebas, Lula fue condenado, en realidad, porque encabeza las encuestas de opinión para las elecciones presidenciales de 2018. Si se le condena en última instancia, se consumará, así, otro severo golpe en la historia del país, abriéndose las puertas para que la clase dominante prosiga con su proyecto de desmantelamiento de la Nación. Ante este contexto, repudiamos vehementemente este nuevo ataque a los derechos conquistados por la clase trabajadora y al expresidente Lula, que representa y simboliza la historia de las trabajadoras y los trabajadores que tuvieron el valor de levantar la voz y luchar colectivamente contra un Brasil clasista, racista, misógino y homofóbico.

Colectivo México-Brasil Contra el Golpe
Ciudad de México, 13 de julio de 2017