Resolución de la Comisión Ejecutiva Nacional del PT/Brasil: ¡Con Lula y con el pueblo hasta la victoria en octubre!

Una ola de indignación recorre Brasil, en el momento más difícil del país desde que reconquistamos la democracia, hace casi 30 años.

Casi dos años después del golpe que rasgó la Constitución y viene destruyendo los derechos de los trabajadores y la soberanía nacional, el ex presidente Lula es blanco de una violencia judicial.

En defensa de Lula y de la democracia, multitudes se han movilizado en caravanas, actos públicos, en las escuelas, en las calles, en las redes sociales, en manifiestos y canciones.

Tantas veces calumniado por los enemigos de nuestra gente y de nuestro país, Lula resiste con la fuerza del pueblo que en él ve reflejada su propia imagen, sus más caros sueños y las más fuertes esperanzas.

Lula no cometió ningún crimen. Sus acusadores lo saben bien. Su condenación es una farsa judicial que avergüenza al país ante el mundo.

Los procedimientos en el Caso Lula huyen a la normalidad de la ley, como lo han afirmado los mayores juristas brasileños y de otros países.

Para condenar a Lula, sin pruebas y sin crimen, el Tribuna Regional Federal de la 4ª región (TRF-4) decretó que jueces y fiscales de la Operación Lava Jato no necesitaban seguir las normas de la ley observadas en los “casos comunes”. Decretado el estado de excepción, los derechos de Lula y su familia fueron violentados a lo largo del proceso. Ahora, la indecente combinación de votos de los tres jueces especiales de la 8ª sala del TRF-4, al juzgar el recurso de la defensa, puso en evidencia el carácter del juicio político.

Lula fue perseguido, acusado, juzgado y condenado en un proceso de excepción que es la continuidad del golpe del impeachment de 2016 contra la presidenta
Dilma Rousseff.

Las cuerdas que movieron la Operación Java Jato y el tribunal de Porto Alegre en un proceso viciado para condenar a Lula, sin pruebas y sin crimen, son manipuladas por los mismos sectores que rasgaron la Constitución y los votos de 54 millones de electores para instalar una banda criminal en el Palacio del Planalto.

Luchamos y lucharemos para retomar el proceso de desarrollo con inclusión social que retiró a más de 32 millones de personas de la pobreza, creó más de 20 millones de empleos, abrió las puertas de la universidad a los negros, los indígenas y los hijos de los trabajadores, que acabó con el hambre en este país.

Luchamos y lucharemos por la recuperación de la democracia. Y que sea la democracia plena, lo cual implica democratizar el acceso a los medios de comunicación, rompiendo el monopolio y garantizando a todos el derecho a la información correcta.

Luchamos para cerrar la página del golpe, por la convocación de una Asamblea Constituyente soberana, que adopte reformas populares y revoque las medidas que han perjudicado al pueblo y al país, como la propuesta de enmienda constitucional conocida como PEC de la muerte, incluso por medio de plebiscitos y referendos revocatorios.

Por todas esas razones, en vísperas de celebrar nuestro 38º aniversario, en este momento tan decisivo para el futuro del país, la Comisión Ejecutiva Nacional del PARTIDO DE LOS TRABAJADORES, reunida en sesión pública, con la presencia de nuestros gobernadores, senadores, diputados, dirigentes nacionales y de los estados, y de representantes de los más expresivos movimientos sociales, adopta la siguiente Resolución:

1. Reafirmar la decisión del Directorio Nacional del PT de que el compañero Luiz Inácio Lula da Silva será candidato a la Presidencia de la República en las elecciones de octubre de 2018;

2. Denunciar al país y al mundo la farsa judicial contra Lula: las acciones ilegales de los policías y fiscales de la Lava Jato, la sentencia injusta e ilegal de Sérgio Moro, el voto indecentemente combinado de los jueces del TRF-4 y la complicidad de la Red Globo con esta farsa;

3. Saludar y agradecer a los partidos políticos, movimientos sociales, organizaciones y personalidades que, en Brasil y en todo el mundo, condenaron la persecución y proclamaron el sentido democrático de la participación de Lula en el proceso político y electoral;

4. Profundizar el diálogo y mantener la unidad con los partidos y fuerzas sociales, buscando formar una amplia y sólida alianza con todos los que estén de acuerdo con el programa de gobierno que estamos construyendo y presentaremos al país;

5. Crear cada vez más Comités Populares en Defensa de la Democracia y del Derecho de Lula a ser Candidato, involucrando a compañeros y compañeras de diversos horizontes políticos, para dialogar con el pueblo sobre la persecución a Lula.

6. Orientar a los Comités Populares a hacerse presentes con nuestro mensaje en los festejos del carnaval; a participar del apoyo a la huelga de las centrales sindicales contra la reforma previsional, el día 19 de febrero; participar activamente de las actividades del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y participar del Foro Social Mundial, en Salvador, el 12 de marzo.

¡Con Lula y con el pueblo, hasta la victoria en octubre!

São Paulo, 25 de enero de 2018
Comisión Ejecutiva Nacional del Partido de los Trabajadores