PT, ES, EN | Porque no desistimos de la candidatura Lula

lula gleisi I

► Para acessar o artigo em português | To access the article in English

Gleisi Hoffmann, senadora y presidenta nacional del Partido de los Trabajadores (PT)

Brasil 247, 8 de mayo de 2018

Lula es inocente. Conocemos su vida dedicada al pueblo brasileño. Y conocemos los vicios, fallas y arbitrariedades del proceso que lo condenó. Policías, fiscales y jueces parciales actuaron con objetivos políticos, en complicidad con la Red Globo y los grandes medios, para sacar a Lula del proceso electoral. Lula fue arrestado de forma apresurada e ilegal, antes del tránsito en juzgado de la sentencia en la segunda instancia. Fue una decisión que seguramente en un futuro próximo será anulada.

Lula lleva consigo la esperanza y la confianza de la parte más expresiva del pueblo brasileño, que quiere votar en su mayor líder en octubre próximo, a pesar de la persecución y la detención arbitraria. La gran mayoría de la población sabe que la prisa en arrestarlo atendió a sus adversarios políticos, que no aceptan las victorias electorales de Lula y del PT.

Confirmamos esta percepción por medio de encuestas serias, cuantitativas y cualitativas. La mayoría de los encuestados dice que la prisión arbitraria atiende a los “grandes”, que quieren ganar más sin Lula en el gobierno. A sectores del sistema judicial que “hacen el juego de los adversarios de Lula y quieren aparecer”. Y a los medios, que “dedican demasiada atención a Lula y sólo muestran un lado”.

Los electores de Lula, que son amplia mayoría en todas las encuestas electorales, esperan que el PT y sus dirigentes hagan su defensa intransigente y garanticen la viabilidad de su candidatura, para llenar el vacío político que existiría sin él, en una elección que ocurrirá en un momento tan difícil y conturbado de la vida nacional.

La prisión de Lula no altera en nada el derecho del PT de requerir el registro de su candidatura hasta el 15 de agosto. Pase lo que pase, no hay margen legal para denegar anticipadamente su candidatura, al contrario de lo que dicen los comentaristas de Globo.

Incluso una supuesta inelegibilidad provisional puede ser revocada en cualquier momento, conforme a la ley y los antecedentes de la Justicia Electoral y de la Suprema Corte (STF, Corte Constitucional), incluso después de la elección. Y eso es lo que garantiza a Lula el derecho de ser candidato, como está en el parecer suscrito por el jurista Luiz Fernando Casagrande Pereira, especialista en derecho electoral (acceder aquí). Parecer que hasta hoy no ha sido refutado.

Si Lula es inocente, si la mayoría del pueblo quiere votar en él, si a la luz de la Constitución sus derechos políticos están asegurados, ¿por qué dejaríamos de presentarlo como candidato? Sería hacer el juego de sus verdugos, que quieren una elección sin Lula y pretenden con ello dar aires de normalidad democrática a una disputa que estaría viciada por la ausencia del mayor líder popular brasileño.

¡No seremos nosotros, del PT, a entregar y desistir de nuestro líder!

Y para aquellos que intentan anticipar una supuesta inelegibilidad, apegándose a la “Ley de la Ficha Limpia” *, observen el artículo 26 C y los juzgados judiciales con base en él. Siempre que haya plausibilidad en el recurso interpuesto contra una decisión condenatoria, la inelegibilidad debe suspenderse. Recientemente, la defensa de Lula interpuso recursos al Superior Tribunal de Justicia (STJ, Corte Federal) y al STF contra la decisión del Tribunal Regional Federal de la 4ª. Región (TRF4). Incluso quien cree defendible la decisión del TRF4 reconoce que los recursos de Lula presentan tesis jurídicamente plausibles.

Sabemos de la responsabilidad política e histórica que tenemos con el país. Por ello persistiremos en la candidatura de Lula hasta el final. El PT siempre ha sabido recorrer los caminos junto al pueblo, y no será en ese momento que nos orientaremos por evaluaciones dictadas desde fuera.

Lula es mucho más grande que la prisión en que se encuentra, como ser humano y como líder. Ya son 30 días de prisión y Lula sigue presente en el escenario político nacional. No pudieron sacarlo del día a día del país ni trivializar su prisión o hacerlo invisible.

Respetamos y reconocemos el derecho legítimo de todas las demás candidaturas, principalmente las de izquierda y centroizquierda, con las que mantenemos un diálogo permanente. Estaremos juntos, sin duda, en la conclusión del proceso electoral. Pero por la experiencia, por el legado, por la expresión popular, es Lula quien conseguirá arreglar los rumbos del país, pacificándolo y rescatando la dignidad del pueblo brasileño.

* Lei da Ficha Limpa en portugués: evita que cualquier persona sea candidata por un período de ocho años si: a) su mandato es revocado; b) renuncia para evitar la casación; o c) es condenado por un cuerpo colegiado, incluso con la posibilidad de apelar.

Originalmente publicado aquí (en portugués).

Download: Descargar en PDF | Download in PDF