Nota de solidaridad con Lula, por MIU

UNA ACCION DEL METODO “TOQUE SUAVE”

La ofensiva que procura emprender la oligarquía brasileña y los enemigos externos contra el ex presidente de Brasil Inacio-Lula-Da Silva, no es más que un plan orquestado para darle muerte moral y  política a una figura que ha hecho historia a lo largo de su vida como líder del Partido del Trabajo de Brasil y como presidente de ese país durante ocho años.

No es casual que esta ofensiva tome curso visible después que Lula anunciara, valientemente, que optaría por un nuevo período presidencial en su país, habiendo sido un gobernante exitoso que en sus dos gestiones de gobierno redujo la pobreza extrema en un 75%, logró una importante disminución de la desigualdad entre los brasileños y concluyó su último mandato con un nivel de popularidad en casi 80%.

Esta es la razón por la que esos sectores oligárquicos, de fuera y dentro, actúan de ese modo contra Lula, porque tienen miedo a su popularidad, a su método de gestión sustentado en la igualdad social, la equidad, y el bienestar para todos. Esos sectores saben muy bien que Lula es un símbolo para el pueblo brasileño y un ejemplo para otros mandatarios de otras naciones que han mostrado interés en conocer e intercambiar con él la clave de sus exitosas políticas sociales.

El atropello brutal y cobarde que se ha acometido contra Lula, su partido y otras estructuras de su entorno político y social, obedece a un plan del método “toque suave” que están implementando las oligarquías imperialistas enquistadas en Latinoamérica, con la pretensión de desvirtuar los niveles de confianza, popularidad y avance significativos de los gobiernos progresistas y de izquierda en la región, de impactar en la psiquis de nuestros pueblos para inyectarle el veneno de la desconfianza y la falsedad  de que todas sus acciones, que no son más que maniobras, están dirigidas a fortalecer democracias, cuando en realidad están dirigidas al exterminio de los cambios y transformaciones que están disfrutando nuestros pueblos democráticamente.

Ese mismo plan lo aplicaron en Venezuela y ahora lo quieren aplicar con Lula, no sin poner sus garras en toda la región, sólo que, tendrán que prepararse para enfrentar la lucha de nuestros pueblos que no ceden un ápice en la defensa, con la frente en alto,  de su independencia, soberanía y democracia.

En nuestro Movimiento Izquierda Unida, condenamos las agresiones emprendidas por esos sectores enemigos de los pueblos y de sus avances y expresamos nuestra firme solidaridad y apoyo incondicional con Lula el amigo, el compañero, el camarada, el presidente. Y con la democracia brasileña.

 

 COMISIÓN POLÍTICA.

 

                                                                                                     Febrero 4, de 2016.

Download: Download en PDF