“Nadie puede regatear la grandeza de Fidel”, por la Senadora Dolores Padierna (PRD México)

Ciudad de México, a 26 de noviembre de 2016.

Sr. Raúl Castro Ruz
Presidente del Consejo de
Estado y de Ministros
Primer Secretario del Partido Comunista
República de Cuba
Presente

Compañero Raúl:

Fidel Castro Ruz, el visionario líder histórico de la gloriosa Revolución Cubana, el hombre absuelto y reivindicado por la historia, ha partido de esta tierra. El Comandante deja un inmenso legado, no sólo al pueblo de Cuba por el que vivió, sino a la humanidad toda.

Nadie puede dudar de la grandeza de Fidel, no sólo por su carácter revolucionario, sino porque supo mantenerse digno y hacer de Cuba una patria libre, soberana e independiente, pese al cruel bloqueo contra su pueblo.

Fidel, un internacionalista, un maestro de la palabra y la acción, dio esperanza a los pueblos de América Latina y El Caribe, y a los de muchas otras latitudes. Su visión de hombre de Estado y el ejemplo heroico de la resistencia de su gente guiaron a otros pueblos en sus propias luchas libertarias.

“Opinar de los grandes hombres siempre resulta difícil, complicado; pero cuando se tiene que hablar de uno que se llama Fidel, el Comandante, el Fidel de los verdes y de los azules, el de las montañas, aunque los dientes te tiemblen y en la lengua se te enreden las palabras, tienes que decirlo con claridad: ¡Ese sí es nuestro!” dijo una vez un artista cubano, Eduardo Roca, con sobrada razón. Fidel es nuestro, Fidel es de la historia de la humanidad.

Con profundo dolor, envío al pueblo hermano de Cuba, al compañero Raúl Castro, Presidente de la República de Cuba, y a toda su familia, mi más sentido pésame. Estoy segura de que el pensamiento y la visión humanista del histórico líder de la Revolución Cubana perdurarán por siempre en nuestra memoria y la de nuestros pueblos.

C. Senadora Dolores Padierna Luna

Download: Descargar en PDF