Foro de São Paulo rechaza injerencia imperialista en Venezuela y apoya elecciones de abril

El Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo rechaza y condena la injerencia imperialista en los asuntos internos de Venezuela comandada por el presidente estadounidense Donald Trump y obedecida por los gobiernos subalternos del llamado Grupo de Lima.

Venezuela y el gobierno del presidente Maduro, democráticamente electo, siguen brutalmente atacados y están hoy amenazados en sus propias fronteras, tras la gira intervencionista del Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, que evocó los peores momentos de la doctrina Monroe contra nuestro continente y nuestra soberanía al defender golpes militares para la resolución de las crisis provocadas por esos mismos agentes.

Cabe al pueblo venezolano decidir soberana y democráticamente su destino, sin interferencia o agresión externa de poderes imperiales que se arrogan ser los “dueños” de nuestro continente. Apoyamos la realización de las elecciones convocadas para el mes de abril, realizadas por las instituciones del país, conforme el protocolo del proceso de diálogos realizado en República Dominicana, donde se buscaba la salida política negociada entre la oposición y el Gobierno venezolanos, y que fue construido con el apoyo de mediadores como el presidente de este país, Danilo Medina, y del ex primer ministro español José Luis Zapatero.

También rechazamos la posición subordinada de los cancilleres de 12 de los 35 países de la Cumbre de las Américas (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía) de “repudiar” el presidente venezolano Nicolás Maduro de la próxima reunión de la Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima en abril, y que podrá convertirse en un mero picnic del club de amigos de Donald Trump.

En el pasado reciente, nuestro continente ya demostró al mundo, a través de gobiernos legítimos e identificados con el pueblo, su capacidad para construir soluciones democráticas, pacíficas, de cooperación e integración regional, al crear la CELAC y declarar nuestra región como región de paz.

Condenamos vehementemente las constantes injerencias estadounidenses en los asuntos internos de Venezuela y de cualquier otro país de Nuestramérica. Estaremos con el pueblo venezolano y el Presidente Maduro en la construcción de una América Latina y el Caribe libres y soberanos.

Grupo de Trabajo
Foro de Sao Paulo