Discurso del Dr. José Ramón Balaguer, en la clausura del XX Encuentro del FSP

Discurso del Dr. José Ramón Balaguer, Jefe del Departamento de Relaciones Internacionales y Miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en la clausura del XX Encuentro

 

Estimado compañero David Choquehuanca, Ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia.

Compañeros delegados y delegadas que participan en este XX Encuentro del Foro de São Paulo, que se desarrolla en el hermano Estado Plurinacional de Bolivia.

Asistimos a una época que para Latinoamérica y El Caribe avizora grandes responsabilidades. Nuestra región puede mostrar una asombrosa diversidad de procesos nacionalistas, progresistas y socialistas, cada uno a su manera, sin imitar a nadie, sino respondiendo a las aspiraciones y la voluntad de cada pueblo.

Estamos recuperando el control de los sectores estratégicos en beneficio de la población para garantizar más salud, más educación y mejor redistribución de la riqueza. Queremos construir en paz una sociedad verdaderamente humanista, democrática e inclusiva.

Sin embargo, el mundo es testigo de la arremetida del gran capital trasnacional, sobre todo financiero, que desesperadamente busca ampliar sus formas de dominación mediante la expansión de los tratados de libre comercio global, mientras que se estimula una absurda economía especulativa, transgrediéndose la soberanía de los países e intentando legalizarse la injerencia y el uso impune de la fuerza.

En el caso de nuestra región, es cada vez más claro que los Estados Unidos pretende frenar los procesos de cambios progresistas y la genuina integración latinoamericana y caribeña.

La contraofensiva del imperialismo y las derechas, que ya denunciamos en reuniones anteriores del Foro de São Paulo, ha seguido desarrollándose con fuerza.

Denunciamos que estas políticas han asumido métodos de guerra no convencional, término acuñado por el Departamento de Defensa norteamericano y que alude a la conjugación de tácticas de subversión política e ideológica con acciones de guerra y acoso económico, desestabilización, violencia y, si las condiciones lo sugieren, incluso a una intervención militar externa.

La historia demuestra que aunque difícil, estas estrategias pueden ser enfrentadas y derrotadas. Pensamos que para ello debemos tener en cuenta al menos tres factores.

En primer lugar, que las fuerzas políticas y sociales que sostienen y conducen los procesos progresistas y de izquierda, o se proponen impulsarlo en sus países, encuentren con urgencia las fórmulas unitarias indispensable; para ello debe definirse un programa político que, reconociendo las diferencias, priorice los objetivos comunes.

En segundo lugar, la izquierda latinoamericana y caribeña necesita aumentar y sistematizar los canales de cooperación, siendo el Foro de São Paulo el espacio más maduro, donde más se ha avanzado para lograr estos indispensables propósitos, sin restarle méritos a otros esfuerzos de coordinación. Reiteramos nuestra voluntad de seguir fortaleciendo este espacio de diálogo político.

En tercer lugar y no por ello menos relevante, es indispensable que se sigan consolidando los procesos de concertación política y de integración entre nuestros estados sin la injerencia norteamericana, tal los casos de la CELAC, la UNASUR, el ALBA y CARICOM, entre otros, más allá de la diversidad de regímenes políticos y evidentes enfoques ideológicos diferentes.

Evocamos en este sentido las palabras pronunciadas por el presidente de nuestro país, compañero Raúl, en la pasada cumbre de la CELAC, celebrada en la Habana “Debe ser prioridad la creación de un espacio político común en el que avancemos hacia el logro de la paz y el respeto entre nuestras naciones… en el que podamos utilizar los recursos de manera soberana y para el bienestar común… en el que hagamos valer principios irrenunciables como la autodeterminación, la soberanía y la igualdad soberana de los Estados”.

Compañeras y compañeros:

Son tiempos de solidaridad con los procesos de cambio, progresistas y de izquierda que enfrentan el acoso imperial, no olvidar que nuestros enemigos principales son las trasnacionales y el gran capital financiero especulativo arriba mencionado. También necesitan nuestra solidaridad aquellas fuerzas políticas y sociales que enfrentan gobiernos de derecha e intentan en sus países desarrollar sus propios proyectos transformadores.

Como una modesta contribución a ello, Cuba ha elegido seguir construyendo y perfeccionando su socialismo, próspero y sostenible desde nuestro punto de vista, la única alternativa al capitalismo en su actual fase neoliberal.

Compañeras y compañeros:

El país que ahora nos acoge en este XX Encuentro se ha erigido en ejemplo para toda la región. Su valeroso pueblo se ha convertido en protagonista de un proceso de cambios profundos, colocando a Bolivia en los primeros puestos de la región en materia de recuperación de sus recursos naturales, redistribución de la riqueza y antiimperialismo.

El proceso de cambio en Bolivia constituye una verdadera Revolución Democrática y Cultural que ha desterrado 500 años de colonialismo, y es considerada como la más profunda de su historia.

Con el liderazgo del presidente Evo Morales ha surgido un gobierno de los movimientos sociales, a través de los cuales el pueblo boliviano derrotó al neoliberalismo, recuperó la soberanía sobre sus recursos naturales, redistribuye su riqueza y mejora las condiciones de vida de los sectores populares y trabajadores, asumiendo abiertas y claras posturas antiimperialistas e iniciando con ello un cambio de época en Bolivia.

Durante su intervención en la inauguración de este encuentro, el Vicepresidente García Linera nos hizo reflexionar sobre la necesidad de ubicarnos en el momento histórico que vive América Latina, los grandes desafíos que enfrentan nuestros proyectos de izquierda y las fuerzas que los conducen, pero también las grandes esperanzas que albergan nuestros pueblos al conocer que sus luchas no han sido en vano y se han expandido por todo el continente.

Cuba por tanto aprovecha la oportunidad para reiterar su política solidaria y de cooperación con el gobierno y el pueblo boliviano, con sus organizaciones sociales y fuerzas políticas que conducen y apoyan los cambios y con el liderazgo del compañero Evo Morales Ayma.

Finalmente, compartir nuestra decisión de continuar enfrentando los nuevos retos con la misma convicción e inconmovible fe en la victoria que nos ha inculcado siempre el Jefe de la Revolución Cubana, el compañero Fidel.

¡Hasta la Victoria siempre!

Muchas gracias.