Declaración Taller Parlamentario

Taller de Parlamentarios del Foro de Säo Paulo – Montevideo, 23 de Mayo de 2008

“El papel de los Parlamentos en los procesos de Integración de América Latina y el Caribe”

El Taller de Parlamentarios de los partidos y movimientos del Foro de Säo Paulo (FSP) se reunió, en el marco del XIV Encuentro del FSP, en Montevideo, Uruguay, el 23 de mayo de 2008, con la participación de 40 legisladores.

Las deliberaciones se ordenaron en torno a un temario de siete puntos y dieron lugar a un intercambio fructífero -de gran valor para nuestro trabajo en cada parlamento- que se resume en la siguiente

DECLARACION

1- El Foro de Säo Paulo y los talleres parlamentarios, su historia, su vigencia y su proyección al futuro.

Desde que en los Encuentros del Foro de Säo Paulo se acordó realizar simultáneamente distintos talleres, se convocó a los parlamentarios de los partidos y movimientos del FSP. En los sucesivos contactos se ha ido confirmando año a año la importancia de esta instancia de intercambio entre quienes tienen, por su representatividad popular y su papel en la vida política de nuestros países, una responsabilidad relevante en los procesos de cambios democráticos y populares y en la defensa de los intereses de nuestros pueblos y naciones.

En cada taller se ha ido incrementando la cantidad de participantes, parlamentarios nacionales, regionales y estaduales, así como de las organizaciones a las cuales representan.

La consolidación y profundización de la democracia acrecentará el papel de los parlamentos como caja de resonancia de los intereses de las grandes mayorías y como escenario de debate y elaboración de propuestas por una sociedad más justa y solidaria. En tal sentido es de inmenso valor mantener este espacio de intercambio de experiencias e ideas que es el Taller del FSP, que ha confirmado su vigencia y se ha consolidado como instrumento de trabajo. Los avances de la izquierda en el continente, con el triunfo en la mayoría de los países de gobiernos de izquierda y progresistas le dan al Taller del FSP una renovada proyección.

Igualmente, se acordó, a fin de hacer más eficaz y permanente el relacionamiento, la constitución de una Mesa Coordinadora integrada por un parlamentario de cada país.

2- El papel de los parlamentos en la integración, y en la elaboración y discusión de las reformas estructurales.

Los avances políticos de las fuerzas de izquierda en la región han acrecentado la importancia de los parlamentarios de dichas organizaciones, con bancadas que tienen una alta responsabilidad en la elaboración y aprobación de las propuestas de los gobiernos. Y en aquellos países que aún no son conducidos por fuerzas que representan los intereses de las grandes mayorías, el papel de los parlamentarios es igualmente importante en su función de defensa de los sectores populares y de la democracia.

Este Taller ha confirmado la necesidad de mantener y profundizar los vínculos entre los parlamentarios de nuestros partidos y movimientos así como la necesidad de ampliar dichos vínculos hacia legisladores de izquierda de otras organizaciones políticas de algunos países que aún no participan en esta valiosa instancia de intercambio de ideas y experiencias a favor de los cambios en nuestro continente.

Cuando en América Latina y el Caribe soplan vientos de integración, de una nueva y más profunda integración que llamada a complementar nuestros esfuerzos y a hacernos más fuertes y libres ante los intereses imperialistas, la tarea de los Parlamentos es fundamental, ya que de ella depende en gran medida la aprobación de las diferentes instancias que irán jalonando ese camino hacia la plena integración de nuestros pueblos y países.

Lo mismo con relación a la elaboración e implementación de las reformas estructurales. Cada país tiene sus condiciones y sus tiempos, pero hay objetivos y elementos comunes que nos convocan al intercambio de experiencias.

La creación reciente del PARLASUR (Parlamento del MERCOSUR) se suma a instancias como el Parlamento Latinoamericano (PARLATINO), el Parlamento Centroamericano (PARLACEN) y el Parlamento Andino. Es necesario que en esos ámbitos se refuerce el rol de los parlamentarios de izquierda y, dado que se tratan en ellos asuntos que nos conciernen a todos nuestros partidos y movimientos, será sumamente valioso el examen conjunto que podamos hacer en el Taller del FSP de dichos temas.

3- La responsabilidad de los parlamentarios de izquierda en el fortalecimiento de las instituciones y la profundización de la democracia.

En varios países que en décadas pasadas sufrieron golpes de Estado y feroces dictaduras, los parlamentos fueron silenciados y suprimidos. Aun bajo gobiernos de derecha el golpismo impulsado por la ultraderecha, el imperialismo yanqui con su Plan Cóndor y sus masivas represiones el Parlamento fue un obstáculo que se debía sacar del camino. Esa amarga experiencia sirvió para revalorizar el papel de las instituciones democráticas y los parlamentos, pero también para constatar que cuando los organismos legislativos y de representación se debilitan y no actúan en función de los intereses populares se produce un descaecimiento de la democracia. Esta sólo puede consolidarse si se profundiza, y para ello los parlamentarios de izquierda deben asumir plenamente su responsabilidad cumpliendo sus funciones en materia de legislación y control. La lucha por las transformaciones estructurales y contra la corrupción debe pasar por el Parlamento y ahí ganar las batallas necesarias para que la democracia de enriquezca y los procesos de cambios avancen.

4- Las bancadas parlamentarias y su relación con el Poder Ejecutivo, el sistema político y la sociedad civil.

La relación con el Poder Ejecutivo, el sistema político y la sociedad civil de las bancadas parlamentarias se hace de acuerdo a las formas que están establecidas en cada país. Sin embargo hay cuestiones de contenido que son comunes y que en el caso de los parlamentarios y bancadas de izquierda deben responder a los objetivos políticos de cambios estructurales y profundos que nos planteamos con sentido progresista y de izquierda.

Naturalmente que la relación con el Poder Ejecutivo será muy diferente si quien lo ejerce es o no una fuerza de izquierda y progresista. Pero incluso en el caso de gobiernos de este signo las bancadas deben tener y hacer valer su autonomía, porque como representantes directos del pueblo tienen responsabilidades y posibilidades intransferibles. El parlamentario posee una relación de representación del ciudadano, pero éste a su vez forma parte de una sociedad civil que tiene diversas formas de organizarse y expresarse, al margen de lo político, que los parlamentarios debemos respetar, atender y tratar de comprender, sin demagogias, sin pagar falsos tributos a formas de corporativismo que a veces pueden manifestarse, pero sin perder de vista la defensa de los legítimos intereses de la sociedad en su conjunto y el papel articulador en instancias de discusión de proyectos transformadores y del presupuesto nacional. Y esto no es contradictorio con la defensa de los intereses de los más débiles. Hay una complementación de factores que como políticos y legisladores debemos atender.

La relación dentro del sistema político con la oposición, cuando somos gobierno o cuando somos oposición, debe estar en función de los objetivos de cambio. Por eso mismo será necesario, para legislar y controlar adecuadamente, operar políticamente bien: fortalecer las iniciativas que propendan a nuestros objetivos, evitar que el sectarismo, la inflexibilidad táctica o los falsos radicalismos nos aíslen y terminen haciendo fracasar iniciativas que son necesarias para la marcha de los procesos de cambios y/o para la acumulación de fuerzas, siempre necesaria, se esté o no en el gobierno.

5- El Parlamento y los derechos de la mujer, la niñez y las minorías.

Las fuerzas políticas integrantes de este taller del Foro de San Pablo,  expresamos nuestra firme voluntad de promover normas, leyes y programas que tengan por objeto disminuir progresivamente las consecuencias sociales, políticas, económicas y culturales que sufren nuestras mujeres latinoamericanas y caribeñas como producto de una concepción cultural patriarcal que profundiza las inequidades e injusticias que sufren nuestros pueblos impidiendo su desarrollo pleno y equitativo.

Esta misma cultura no ha incorporado aún a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho, su necesaria participación y opinión en la resolución de los problemas que les atañen y que configuran  uno de los desafíos más grandes que tiene la región, ya que  en ellos se concentra la pobreza y la mayor cuota de violencia.

Asimismo, en este continente de la diversidad cultural, la visibilidad de las minorías discriminadas desde sus etnias, sus carencias económicas, sus orientaciones sexuales, sus capacidades limitadas o sus enfermedades crónicas, debe ser un mandato histórico de lucha por la igualdad de oportunidades y por la búsqueda de acciones afirmativas que tiendan a la inclusión de todos y todas.

6- Situación y consecuencias de las migraciones latinoamericanas.

La migración puede y debe ser ventajosa, tanto para los países de origen como para los de destino y sobre todo para los migrantes y sus familias.

El proceso de integración debe comprender, además de la integración económica, la integración política, social y cultural, que facilite las corrientes migratorias entre los pueblos, para proteger los derechos de los migrantes en general y los de los grupos vulnerables como las mujeres y los niños en particular.

Convencidos de la importancia de la diversidad cultural y de la interacción económica entre los pueblos y del hecho que en el mundo entero la sociedad debe ser pluralista y estar basada en los principios de diversidad cultural, de igualdad de los sexos y de tolerancia, étnica y religiosa, favoreciendo la integración. La xenofobia, el racismo, el sexismo y la intolerancia, causan enormes perjuicios a la humanidad y dificultan la posibilidad de integrarse en los países de destino.

Recomendamos que las migraciones sean sistemáticamente incluidas en la agenda para el diálogo parlamentario entre los países de origen, de tránsito y de destino, con el fin de garantizar un enfoque parlamentario dirigido y adaptado a las particularidades de cada región de manera de aplicar políticas específicas para retener, recuperar y revincular a los compatriotas.

7- Los organismos internacionales de parlamentarios (UIP, Parlatino, parlamentos regionales, COPA). Análisis de su situación y perspectivas.

Lo dicho con relación al Parlatino y los parlamentos regionales debe hacerse extensivo a los otros ámbitos parlamentarios internacionales, como la UIP. Vivimos en un mundo globalizado, con una correlación de fuerzas que es desfavorable a las naciones de regiones como la nuestra, por lo cual también para encarar nuestra presencia en estos organismos es importante nuestra presencia y, sobretodo, nuestro peso. En la medida en que hagamos vales cada vez con mayor fuerza la defensa de los intereses de nuestros países más posibilidades se abrirán para la lucha que los gobiernos progresistas y de izquierda libran en defensa de sus intereses en temas como el comercio mundial, la autodeterminación de las naciones, la paz, la defensa del medio ambiente, la protección de nuestros recursos y la brega por un orden internacional más justo por el cual los parlamentarios también tenemos mucho para hacer.

Igualmente se constató la importancia de la coordinación de los legisladores de izquierda y progresistas en los ámbitos parlamentarios internacionales, por lo que se encargó a la Mesa Coordinadora tomar iniciativas concretas con esa finalidad.