Comunicado de Compromiso Frenteamplista/Lista 711 ante el golpe en Brasil

Frente a lo sucedido en los últimos días en Brasil, Compromiso Frenteamplista/Lista 711, rechaza enérgicamente el golpe de estado parlamentario que se ha consumado contra la Presidenta Dilma Rousseff.

La separación del gobierno de la Presidenta, sin que se presentara ninguna evidencia de delitos de corrupción ni crímenes de responsabilidad, constituye un acto de desacato a la voluntad soberana del pueblo que la eligió. La corrupción en Brasil atraviesa a todos los partidos políticos por igual, menos a la presidenta.

Durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores, se impulsó un modelo económico-social que permitió a Brasil dar un salto en su crecimiento productivo con inclusión social, la generación de empleo, el combate a la pobreza, la salida de la miseria de más de 35 millones de brasileños que vivían en condiciones inhumanas y la elevación del ingreso de otros 40 millones, la ampliación de las oportunidades en la educación y la salud del pueblo, incluidos sectores hasta entonces marginados.

En este período, Brasil ha sido un activo impulsor de la integración latinoamericana y caribeña, La derrota del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA), la creación de la CELAC, y la constitución de UNASUR, son acontecimientos trascendentales que demuestran el protagonismo de ese país. Asimismo, su proyección hacia las naciones del Tercer Mundo, su activa participación en el Grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), entre otras, constituye un reconocimiento a su liderazgo internacional. Esta decisión tomada, impacta directamente sobre el papel de Brasil en la región y en el mundo.

Las fuerzas que ahora ejercen el poder han anunciado medidas privatizadoras y cortes a los programas sociales. Igualmente, enuncian una política exterior que privilegia las relaciones con los grandes centros de poder internacionales. Lo ocurrido en Brasil es otra expresión de la ofensiva del imperialismo y la oligarquía contra los gobiernos revolucionarios y progresistas de América Latina y el Caribe, que amenaza la paz y la estabilidad de las naciones.

Desde nuestra organización política, alertamos a las fuerzas de izquierda y progresistas del continente a estar alertas y rechazar al flagelo de la corrupción, a fortalecer la alianza con las bases sociales del cambio, a no subestimar en ningún momento, el permanente ataque de la derecha y de su prensa; y a fortalecer la unidad para avanzar hacia nuevas conquistas.

Ratificamos nuestra solidaridad con la Presidenta Dilma, y expresamos nuestra confianza en que el pueblo brasileño defenderá las conquistas sociales alcanzadas, se opondrá con determinación a las políticas neoliberales que intenten imponerle.

Originalmente publicado aquí.